www.mercacei.com
Los auditores europeos evalúan el impacto de la política agrícola en la utilización sostenible del agua

Los auditores europeos evalúan el impacto de la política agrícola en la utilización sostenible del agua

miércoles 08 de julio de 2020, 12:50h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El Tribunal de Cuentas Europeo evalúa el impacto de la política agrícola de la UE en la utilización sostenible del agua. La auditoría, que se ha iniciado recientemente, será útil a medida que se avance en la reforma de la Política Agraria Común (PAC).

Según ha destacado este organismo, el agua dulce es uno de nuestros recursos más valiosos. Sin embargo, la doble presión de la actividad económica y del cambio climático provocan una escasez de agua cada vez mayor en toda Europa. La agricultura en particular tiene una repercusión importante en esta cuestión. Al menos una cuarta parte del total de agua dulce extraída en la UE se utiliza en las tierras agrícolas. A su juicio, la actividad agrícola no solo afecta a la cantidad y disponibilidad de los recursos de agua dulce, sino también a su calidad, por ejemplo, a través de la contaminación producida por fertilizantes y plaguicidas.

“Los agricultores son los principales usuarios de agua dulce y también están entre los primeros afectados por la escasez de agua. Nuestra auditoría tiene por objeto determinar en particular si la acción de la UE y sus Estados Miembros en la agricultura aplica e impone de forma adecuada y eficaz los principios de gestión sostenible de este recurso vital”, ha explicado Joëlle Elvinger, miembro del Tribunal responsable de la auditoría.

El Tribunal de Cuentas Europeo ha subrayado que la PAC desempeña un papel importante en la sostenibilidad del agua y ofrece instrumentos que pueden contribuir a reducir las presiones en los recursos hídricos, pero también puede, por ejemplo, financiar infraestructuras de riego.

En concreto, examinarán si la Comisión Europea ha introducido los principios de uso sostenible del agua en las normas de la PAC y si los Estados Miembros aplican dichos principios e incentivan el uso sostenible del agua en la agricultura.