www.mercacei.com
Andalucía anuncia test a los temporeros desplazados a la campaña de la aceituna

Andalucía anuncia test a los temporeros desplazados a la campaña de la aceituna

jueves 17 de septiembre de 2020, 12:24h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, anunció ayer nuevas medidas preventivas que incluyen la realización de test a los temporeros desplazados a la campaña de aceituna para evitar la propagación del COVID-19.

En comisión parlamentaria, la titular del ramo explicó que la Junta de Andalucía, bajo la dirección de la Consejería de Salud y Familias y la colaboración de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo y su propio Departamento, coordinará con las organizaciones agrarias la realización de estas pruebas a realizar en octubre, con el inicio de la recogida de la aceituna y continuará en otras campañas de recolección como la de cítricos.

Crespo detalló que hoy está prevista una primera reunión con la dirección de Salud Pública y responsables de Agricultura con representantes de las OPAs para definir los protocolos de actuación en la realización de los test. Una medida adicional que el Gobierno andaluz adopta para garantizar la seguridad en el campo y el mantenimiento de una actividad esencial para la economía y el abastecimiento de los mercados.

Además, esta iniciativa que se suma a la presentación en julio de una Guía de recomendaciones y a la reciente aprobación en Consejo de Gobierno de una orden específica en la que se obliga a los titulares de las explotaciones a contar con un plan de contingencia “y que los empresarios están cumpliendo desde el primer día”.

La consejera subrayó el esfuerzo de la Consejería de Salud y Familias para reforzar los centros sanitarios que reciben a temporeros y resaltó las ayudas por un millón de euros a comedores sociales y a entidades locales para la atención a personas migrantes andaluzas, convocadas por la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, todo ello para ofrecer la mejor asistencia sanitaria y atención posible a los trabajadores del campo.

Además, la consejera avanzó que desde su departamento se están promoviendo reuniones de coordinación con otras Comunidades Autónomas que con el objetivo de controlar el flujo de temporeros y que estos desplazamientos se produzcan de la forma más segura y eficaz posible.

La consejera destacó el "diálogo permanente" entre la Consejería y el sector del olivar que "las recomendaciones se están cumpliendo de forma generalizada". "Se están dando pasos importantes, pero eso no significa que en el futuro se tengan que dar más para extremar precauciones; el sector es consciente de ello", concluyó.

Consejo Provincial del Aceite de Oliva

Respecto a las mediadas a adoptar en la próxima campaña, el Consejo Provincial del Aceite de Oliva abordó ayer la necesidad de elaborar un protocolo o plantear un conjunto de medidas específicas para prevenir los contagios por COVID-19 en la próxima campaña oleícola. Sobre esta cuestión, el presidente de la Diputación, Francisco Reyes, recordó que “el pasado 18 de agosto le mandé un escrito al presidente de la Junta instándole a que se articulara este protocolo y estas medidas se pusieran en marcha, y le brindé la colaboración de la Diputación aunque no sea competencia nuestra”.

Para Reyes, el Gobierno andaluz “debe asumir su responsabilidad en este asunto de gran importancia en el que tenemos que ir de la mano las distintas administraciones”, e incidió en que “es fundamental anticiparnos, repartir tareas, porque no puede recaer toda la responsabilidad en los agricultores y los propietarios, que tampoco pueden ponerse de perfil”.

En este protocolo, abogó por que se recojan iniciativas como la realización de PCRs a los trabajadores temporeros que vengan de fuera. “Hay que establecer por ejemplo quién hace ese PCR, cuándo y dónde, si antes de llegar al tajo o a los albergues, que además tienen un problema de financiación porque la Junta ha reducido de 309.000 a 150.000 euros la partida que aporta cuando este año hay que hacer un mayor esfuerzo de limpieza y control”, expuso, al tiempo que se refirió a otras muchas dudas respecto a cómo proceder en una campaña que ya es inminente, en temas como el funcionamiento de los albergues, las guarderías temporeras, o qué ocurrirá si se contagia un molinero en una almazara o la cuarentena que deberán mantener los temporeros que se contagien.

De cara a esta próxima campaña oleícola, Reyes apuntó que “también pediremos al Gobierno español la ampliación del decreto que prevé que los trabajadores que están recibiendo algún tipo de prestación puedan trabajar en la campaña de aceituna”. Este hecho, que ya se ha producido en otras campañas agrícolas, “por qué no va a suceder ahora, cuando al parecer no habrá contingentes de Argelia, Marruecos o Rumanía”. Dado que todo apunta a que se producirá una campaña media-alta y a que el producto hay que recogerlo, el presidente de la Diputación consideró que “hay que hacer compatible la recolección con la seguridad de los agricultores, propietarios, trabajadores y población de Jaén, y también de todos aquellos que vengan a ayudarnos a recoger la aceituna”.