www.mercacei.com
Campaña oleícola en Italia: producción y calidad a la baja

Campaña oleícola en Italia: producción y calidad a la baja

jueves 04 de febrero de 2021, 12:50h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La producción de aceite de oliva ha registrado un fuerte descenso en Italia, especialmente en las regiones del sur, si bien la tendencia en las regiones central y norte ha sido buena. Así se desprende del primer balance de la campaña 2020/21 elaborado por la Asociación Italiana de la Industria del Aceite de Oliva (Assitol), que ha apuntado que los problemas meteorológicos, entre otros, han afectado a la calidad, que en más de un caso ha sido inferior a lo esperado al inicio de la recolección.

Según las estimaciones de los industriales, Puglia, que generalmente produce el 40% del aceite de oliva nacional, ha visto reducir su producción a la mitad, una situación similar para Calabria y Sicilia, mientras que Umbría y Toscana han registrado un crecimiento de dos dígitos, al igual que Marche.

“Se confirman las primeras estimaciones que Assitol había elaborado al inicio de la campaña. En Italia la producción de aceite de oliva se sitúa en 250.000 toneladas, con una marcada reducción en los territorios del sur, tradicionalmente productores, y con algunas sorpresas en el norte", ha destacado Andrea Carrassi, director general de la entidad.

En campañas más favorables, Carrassi ha señalado que la producción italiana apenas supera las 350.000 toneladas y, por lo tanto, es completamente insuficiente en comparación con sus necesidades internas y externas, equivalentes a casi un millón de toneladas en total. Sin embargo, en 2020 el consumo de aceites de oliva vírgenes extra, en particular el doméstico vinculado a las restricciones por el COVID-19, aumentó alrededor de un 6%.

A nivel mundial, según Assitol, la disponibilidad de aceite de oliva ha registrado una disminución de alrededor del 7%. Además, la variable meteorológica ha revisado en parte las previsiones sobre la producción en la Península Ibérica, que atribuían el liderazgo del mercado a España, si bien en las últimas semanas la tormenta Filomena ha afectado a gran parte del territorio español, dañando cultivos. En Portugal, por su parte, los olivos sufrieron una severa infestación por hongos y la cantidad de aceite producido se vio afectada.

Pero no es solo la producción la que no ha cumplido las las expectativas, sino que los fenómenos meteorológicos, combinados con la vecería, afectaron a la calidad del aceite, que resultó ser menor de lo esperado al inicio de la campaña en varias áreas. “Las empresas han encontrado mayores dificultades para investigar y seleccionar materias primas de mejor calidad, que este año tienen costes de producción aún más elevados”, ha explicado Carrassi, al tiempo que ha subrayado que la cadena de suministro, en particular la nacional, ha trabajado arduamente para garantizar aceites de buena calidad.

“Por estos motivos, creemos que es justo reconocer el compromiso de aquellos olivareros que, en un contexto tan delicado, han conseguido asegurar materias primas de calidad para nuestras empresas. En este sentido, consideramos fundamentales a nuestros interlocutores comerciales, llamados a potenciar este compromiso, con miras a la sostenibilidad económica de todos los actores de la cadena de suministro. En nuestra opinión, sólo así se podrá garantizar a los consumidores, especialmente los italianos, muy exigentes en la compra de alimentos, la calidad habitual de los aceites que nuestras empresas ponen a disposición para el consumo”, ha concluido.