www.mercacei.com
Edición 2015    28 de junio de 2022

compost

El proyecto Diverfarming ha probado científicamente, a través de algoritmos y aproximaciones bioinformáticas, la eficacia ambiental y agronómica de la aplicación de compost en los suelos frente a los tradicionales fertilizantes.

Personal investigador de los departamentos de Microbiología del Suelo y Sistemas Simbióticos y Protección Ambiental de la Estación Experimental del Zaidín (EEZ-CSIC), en colaboración con las universidades de Granada y del País Vasco, han analizado el papel de las bacterias activas en la transformación de la materia orgánica que se produce durante el compostaje de alpeorujo.

BTM Simbiosis, nacida como filial de BTM SRL, una empresa italiana ex spin-off de la Universidad de Pisa (Italia), investiga la regeneración y conservación de los suelos mediante el uso de compost de alperujo, con la colaboración científica de la Escuela Superior de Santa Ana de Pisa.

El proyecto de investigación puesto en marcha en el 2015 por el departamento de I+D+i de Oleoestepa con el que se buscaba valorizar el alperujo como compost orgánico ha obtenido la inscripción en el Registro de Productos Fertilizantes de Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, con el nombre comercial de Compost Oleostepa. Según la compañía, este hecho supone un reconocimiento legal del compost (al amparo del R.D. 506/2013, de 28 de junio) como un fertilizante autorizado indicado para agricultura ecológica pues ha obtenido la mayor calificación posible en calidad (Tipo A).

  • 1