www.mercacei.com
El consumo medio anual de AOVE en Yale se ha incrementado casi un 400%

El consumo medio anual de AOVE en Yale se ha incrementado casi un 400%

Entrevista a Tassos C. Kyriakides, cofundador del Yale Olive Institute

miércoles 29 de mayo de 2019, 10:33h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

En octubre de 2018, Tassos C. Kyriakides, catedrático de la Escuela de Salud Pública de Yale, junto a su colega Vasilis Vasiliou, jefe del Departamento de Ciencias de Salud Ambiental de esta Escuela, inició el proceso para la creación del Yale Olive Institute (YOI), un organismo que coordinará estudios científicos rigurosos sobre el aceite de oliva para contribuir a la investigación y difusión de sus beneficios saludables. Kyriakides desvela los principales objetivos de este proyecto, así como su visión sobre la cultura del AOVE en Estados Unidos y el consumo de este producto entre los estudiantes de esta prestigiosa universidad norteamericana ubicada en New Haven (Connecticut). Recogemos un extracto de la entrevista publicada en Mercacei Magazine 99.

¿Cuáles son los principales objetivos de este proyecto?

El YOI servirá como interfaz y catalizador entre Estados Unidos y las entidades globales que trabajan en el sector del aceite de oliva y las aceitunas.

Su misión es facilitar y coordinar estudios rigurosos, investigaciones sólidas y poner en marcha actividades y una educación interdisciplinaria creativa. A través de asociaciones académicas, públicas y de la industria, este instituto fomentará la investigación y la difusión de las mejores prácticas y directrices basadas en la evidencia relacionada con la producción y el uso sostenible del aceite de oliva y las aceitunas, así como sus beneficios para la salud. Además, la integración de elementos culinarios y culturales en las actividades del YOI asegurarán una amplia relevancia para la industria y el público.

¿Cuándo abrirá sus puertas al público?

La propuesta se está finalizando y se presentará a los responsables de Yale para su aprobación. Nuestra esperanza es que el instituto funcione en los próximos tres-seis meses.

¿Qué actividades, iniciativas, proyectos, investigaciones… prevé poner en marcha y cuáles serán sus contenidos?

Las funciones principales de YOI serán liderar investigaciones y actividades innovadoras en el sector del aceite de oliva y las aceitunas; proporcionar apoyo cuantitativo y de otro tipo para el diseño y la planificación de proyectos de salud pública relacionados con estos productos, incluyendo, entre otros, el desarrollo de propuestas; colaborar y difundir el trabajo de los socios en métodos prácticos relevantes para la producción y elaboración sostenible, y el consumo; y proporcionar un foro para desarrollar y difundir directrices basadas en el consenso y las mejores prácticas en actividades relacionadas con el aceite de oliva y las aceitunas.

¿Qué áreas de estudio contempla?

YOI fomentará un crecimiento sustancial en la investigación nacional e internacional del aceite de oliva y las aceitunas, incluyendo las siguientes áreas: química, metabolómica, bioactividad y ciencia sensorial; nutrición y salud; agricultura, agronomía y tecnología; y gastronomía, cultura y economía.

Un grupo central estará formado por la industria, asociaciones y empresarios del sector, incluyendo una perspectiva más económica, financiera y comercial. Las iniciativas propuestas y emprendidas por YOI serán multi, inter e intradisciplinares, e involucrarán a miembros y entidades de alguno o de todos los grupos principales.

Durante su trayectoria profesional como profesor en la Universidad de Yale, ¿cómo valora la evolución del consumo del aceite de oliva virgen extra en Estados Unidos y la percepción del consumidor sobre este producto?

Claramente, y no es un secreto, el consumo de AOVE en Estados Unidos es extremadamente bajo en comparación con países como Grecia, España e Italia. Se trata de un área en la que YOI trabajará con la esperanza de que esta tendencia experimente un espectacular aumento. La falta de educación o los mensajes confusos contribuyen a niveles tan bajos de consumo. Sin embargo, existen señales prometedoras en lugares como la Universidad de Yale, donde los Servicios de Hostelería y Comedor han logrado un gran progreso en los últimos cuatro años y han podido aumentar el consumo de AOVE desde una media de menos de 1 litro/estudiante/año hasta cerca de 4 litros. Creo firmemente que la educación sobre los beneficios del consumo de este producto debe iniciarse desde una edad muy temprana; por lo que parte de nuestros esfuerzos consistirán en diseñar proyectos que introduzcan con éxito y de manera sostenible este producto y que su consumo forme parte de la experiencia culinaria y nutricional de los más jóvenes, que se convertirán en la próxima generación de consumidores de aceite de oliva virgen extra.

¿Muestran sus alumnos (un grupo de población vital para la promoción del AOVE) interés por este alimento? ¿Lo conocen?

Tal y como mencioné anteriormente, los Servicios de Hostelería y Comedor de Yale han realizado un gran trabajo para garantizar que la nutrición saludable no solo se promueva y aliente, sino que también se implemente en las instalaciones de los comedores de la universidad. Como parte de esos esfuerzos el consumo medio anual de AOVE se ha incrementado casi el 400%. Los estudiantes tienen un gran interés por su bienestar y lo expresan claramente. Yale ha sido extremadamente receptivo y los datos lo demuestran.