www.mercacei.com
Crece la popularidad del aceite de oliva en Sudáfrica aunque su mercado aún es pequeño

Crece la popularidad del aceite de oliva en Sudáfrica aunque su mercado aún es pequeño

jueves 19 de diciembre de 2019, 09:21h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El aceite de oliva continúa siendo un producto de lujo en Sudáfrica y su mercado en este país todavía es pequeño. Aunque su popularidad está creciendo, se consume en menor cantidad que otros aceites como el de girasol, el de soja o el de colza debido a su precio, según un estudio de ICEX España Exportación e Inversiones.

Este informe subraya que existe producción local de aceite de oliva, si bien está muy concentrada y el 10% de los productores locales son responsables del 90% de los aceites disponibles en el mercado. Por otra parte, la producción se concentra principalmente en la provincia de Western Cape debido a su clima mediterráneo.

Se trata de una industria que está experimentando un rápido crecimiento, estimándose que el cultivo de olivos en Sudáfrica crezca un 20% anual, duplicando el tamaño de la industria cada 4 ó 5 años, lo que le convierte en el subsector agrícola sudafricano que crece más rápido.

Según la organización sudafricana SA OLIVE, a nivel local se produce casi exclusivamente aceite de oliva virgen de las variedades koroneiki, barnea, ascolana, coratina, frantoio, leccino, arbequina y hojiblanca. Se estima que aproximadamente un 32% del aceite de oliva que se consume en Sudáfrica es de producción local.

En cuanto a las importaciones, el estudio destaca la fuerte presencia de aceite de oliva procedente de España e Italia, tanto a granel y envasado para grandes superficies como producto final importado con marca propia. En esta última categoría la presencia de aceites italianos es superior a la española, ya que Sudáfrica cuenta con una gran colonia de emigrantes italianos que tienden a comprar producto de su país y por la imagen consolidada de la gastronomía y productos italianos respecto al relativo desconocimiento de España en este mercado.

España es el primer país de origen de las importaciones sudafricanas de aceite de oliva, copando un 58% del total de las importaciones en 2018, aproximadamente, seguida de Italia, con el 33%. El informe recalca que desde 2015 ambos países han sido siempre los principales países exportadores de aceite de oliva y han ido manteniendo estas posiciones a lo largo de los cuatro últimos años. Otros países que exportan aceite de oliva a Sudáfrica son Portugal (5%) y Grecia (3%), aunque las cifras de exportación se encuentran muy alejadas a las de España e Italia.

Consumo

La población sudafricana se encuentra próxima a los 56 millones de habitantes, pero no se puede considerar que este sea el mercado objetivo completo, ya que la desigual distribución de la riqueza y las diferencias culturales, hacen que el segmento de la población que se puede permitir la compra y tiene gusto por el aceite de oliva sea relativamente pequeño respecto al conjunto.

El aceite de oliva es consumido principalmente por los grupos de población de origen italiano, portugués, griego o español así como los sudafricanos más concienciados con la alimentación sana, con un paladar más refinado y con un poder adquisitivo medio/alto. Teniendo esto en cuenta, ICEX considera que la demanda potencial de estos productos en el país estaría entre los 3 y 5 millones de consumidores, quienes utilizarían el aceite de oliva principalmente para aliño de ensaladas y platos tradicionalmente mediterráneos.

La organización sudafricana SA OLIVE calcula que en Sudáfrica se consumen 80 ml. (0,08 litros) de aceite de oliva per cápita por año, frente a los 12-24 litros que se consumen en los países con fuerte tradición de aceite de oliva. El consumo total de aceite de oliva en Sudáfrica se estima en unos 3,5 millones de litros.

Este producto ocupa el cuarto lugar en la lista de los aceites comestibles consumidos en el país, esencialmente debido a su elevado precio. No obstante, el estudio insiste en que esta tendencia está cambiando gracias a aquellos consumidores menos sensibles a los precios, quienes están empezando a incrementar el consumo de aceite de oliva por valorar sus propiedades antioxidantes y considerarlo más saludable.