www.mercacei.com
Lanzan en Italia una petición en Internet para que el AOVE no sea producto reclamo

Lanzan en Italia una petición en Internet para que el AOVE no sea producto reclamo

martes 07 de enero de 2020, 13:19h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La investigadora Maria Lisa Clodoveo, de la Universidad de Bari (Italia), ha lanzado una petición en una plataforma de Internet dirigida a la ministra de Políticas Agrícolas, Alimentarias, Forestales y Turismo, Teresa Bellanova, y al subsecretario de Política Agrícola, Giuseppe L'Abbate, en la que reclama un proyecto de ley que prohíba el uso de aceite de oliva virgen extra como producto reclamo en la gran distribución.

La petición de Change.org destaca que el uso del AOVE como producto reclamo es una herramienta de "desinformación" para el consumidor y constituye una "agresión" para la economía agroalimentaria italiana. “Es necesario exigir una ley que prohíba el uso de aceite de oliva virgen extra en los folletos para influir en el comportamiento del consumidor sin tener en cuenta las consecuencias y los daños causados a la cadena nacional de producción de aceite de oliva”, precisa.

Asimismo, subraya que el AOVE se presenta como un alimento de alto valor por sus cualidades nutricionales, de salud y organolépticas, pero en los folletos de los supermercados se presenta con precios a menudo inferiores al valor de mercado porque supone uno de los "productos más efectivos" para atraer a los consumidores a las tiendas, creando “la ilusión del ahorro”.

La petición también resalta que el aceite de oliva virgen extra es un producto de identidad para Italia, que genera más del 10% del PIB agrícola, por lo que comercializarlo como producto reclamo significa “degradar miles de años de historia, cultura, tradición y gastronomía que han dado forma al paisaje de nuestra península y condenar a los olivares a la extinción, porque un cultivo que no proporciona los ingresos adecuados para los cuidadores de la biodiversidad, los olivareros, no cumple con los requisitos de sostenibilidad social, económica y ambiental”.

A su juicio, a la desaparición del cultivo del olivo seguiría el cierre de las miles de almazaras diseminadas por toda Italia. “Este fenómeno, además de condenar a muerte a miles de pymes, con las claras consecuencias para el empleo y la economía local, determinará la pérdida irreversible de un know-how de conocimiento y experiencia, y de artesanía transmitida de padres a hijos”, asegura, al tiempo que añade que la población ya no podrá aprovechar la mejor fuente de lípidos alimentarios producida en Italia y con potencial en la prevención de numerosas patologías.