www.mercacei.com
Una herramienta consigue disminuir el riego de los olivos en más de un 20%

Una herramienta consigue disminuir el riego de los olivos en más de un 20%

miércoles 22 de enero de 2020, 12:34h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Expertos de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica (ETSIA) de la Universidad de Sevilla (US) apuestan por incluir en los protocolos de cultivos de olivos una nueva herramienta basado en el "índice de hidrosostenibilidad". Se trata de optimizar el uso del agua, llegando incluso a ahorrar entre un 20 y un 30% lo que se emplea en la actualidad en Andalucía o incluso más, en zonas de veranos más suaves como el Levante o el centro-norte peninsular.

En la actualidad esos protocolos incluyen el manejo de los fitosanitarios, fertilizantes y la trazabilidad de los alimentos, pero apenas reparan en el empleo del agua de riego, según ha informado la Universidad de Sevilla.

“El objetivo de este índice es que el agricultor consiga una diferenciación de su producto por la realización de buenas prácticas agrícolas relacionadas con el agua. Aunque hay varios intentos en algunas certificaciones, la evaluación del manejo del riego suele ser muy deficiente. La forma de incluirlo en su trabajo diario es sencilla, consiste en aplicar las pautas para un riego deficitario sin que, por supuesto, se vea mermada en ningún momento la calidad del producto”, ha explicado el investigador de la US Alfonso Moriana.

Los expertos han identificado, además, que los aceites que vienen de árboles en condiciones de estrés hídrico tienen mayor cantidad de antioxidantes, lo que da lugar a sabores más intensos.

Este indicador también ha sido probado en cultivos de almendras y, aunque aún se encuentra en fase de estudio, los resultados obtenidos hasta el momento señalan que las almendras con déficit hídrico tienen las mismas cualidades nutricionales, pero mejoran su calidad sensorial, por tener un mayor contenido de volátiles.

Esta investigación se realiza en colaboración con la empresa cordobesa Galpagro y participan también investigadores de las universidades Politécnica de Madrid (UPM) y Miguel Hernández (UMH), así como del CSIC.