www.mercacei.com
Ecuador de la campaña de comercialización de aceite de oliva: los expertos opinan sobre precios, consumo y previsiones

Ecuador de la campaña de comercialización de aceite de oliva: los expertos opinan sobre precios, consumo y previsiones

miércoles 22 de abril de 2020, 13:13h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Tras conocer los datos provisionales de la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), desde Mercacei hemos recabado la opinión de algunos productores, expertos y operadores del sector con el fin de abordar la evolución del mercado, los precios y el consumo en el ecuador de la campaña de comercialización de aceite de oliva.

“En principio no veo cambios significativos en el mercado”

Gabriel Estévez
Responsable de
Aceites de Grupo Sovena

En principio no veo cambios significativos. El factor principal de influencia a corto plazo sigue siendo el importante nivel de stocks -aunque hablamos de 300.000 toneladas menos que hace un año- conjuntamente con las buenas perspectivas de cara a la próxima campaña. No está siendo un año hidrológico especialmente lluvioso pero las precipitaciones que se están registrando el campo las está recibiendo de forma pausada y con temperaturas moderadas.

Nos quedan entre dos y tres meses para ver con certeza qué dimensión tendrá la cosecha, coincidiendo este periodo con el momento de liberación de las partidas bajo almacenamiento privado que traerán liquidez al mercado. La incertidumbre vendrá por el impacto de COVID-19 para este otoño y en particular sobre la recolección no mecanizada, los efectos (tan negativos) del arancel en Estados Unidos al aceite envasado español y su evolución, así como, una vez definidos, los cambios que pueda traer sobre la operativa contractual actual la Ley de la Cadena Alimentaria.

“La evolución del mercado dependerá de las ventas futuras y de las perspectivas de la próxima campaña”

Rafael Gutiérrez
Director de Operaciones de Graneles de Dcoop

Son datos buenos. Esperamos y trabajaremos para que se siga vendiendo más aceite en España y en el exterior.

La evolución del mercado dependerá de esas ventas futuras –donde es importante que se recupere cuanto antes el canal Horeca y que se normalicen las exportaciones- y también de las perspectivas de la próxima campaña, en la que tenemos una primavera lluviosa, pero con una situación de déficit pluviométrico arrastrado.

Gonzalo Guillén
Consejero delegado y director general de Acesur

En nuestra opinión existen tres variables que deben marcar el devenir de la campaña:

“La próxima campaña se situará en una horquilla de entre 1.500.000 y 1.800.000 t.”

1. Ritmo de salidas mensuales: entendemos que los datos de marzo son “anormalmente” altos y, lamentablemente, entendemos que se irán corrigiendo con unas salidas a la baja en los próximos meses. La media de salidas seguimos viéndola en unas 95.000-100.000 t. netas, sin sumar importaciones, mensuales, lo que nos da un consumo total hasta final de cosecha de unas 570.000 t. Estas salidas nos darían un enlace a fecha 1 de octubre de unas 630.000 t.

2. Perspectivas de cosecha para la campaña 2020-21: aunque aún es muy difícil de cuantificar, creemos que la próxima campaña será buena y estaremos en una horquilla de entre 1.500.000 y 1.800.000 toneladas, en función de las condiciones meteorológicas de los próximos meses. Si tomamos la media, 1.650.000 t., unidas al enlace comentado, nos darán una disponibilidad total de aceite de 2.300.000 t., lo que sin duda tendrá un peso importante en el comportamiento del mercado.

3. Comportamiento de la Cuenca Mediterránea: en este punto asumimos que la producción será menor a la de esta campaña. En total esperamos unas 350.000 t. de menor producción que no deben afectar, ya que se verán compensadas por el excedente esperado en países como Túnez, Italia o Grecia.

“La previsible caída de la renta de los hogares provocará un descenso de la demanda de aceite de oliva en favor de otras grasas”

Juan Vilar
Analista oleícola internacional, CEO de Juan Vilar Consultores Estratégicos y profesor permanente de la UJA

La pandemia a corto plazo generó un incremento de la demanda, sobre todo de AOVE. Pero dependiendo de cuánto se prolongue el confinamiento se producirán dos efectos: en primer término, debido a una previsible caída de la renta neta de gran parte de hogares, sumado a una reducción en la intención de compra, provocará un descenso de la demanda de aceite de oliva en favor de otras grasas, fundamentalmente de aceite de girasol y, por otro lado, al estar paralizada la actividad de colectividades, hostelería y restauración dicho consumo se neutraliza.

Por lo tanto, es probable, siempre y cuando se produzcan los efectos descritos, que se genere un deterioro coyuntural unísono en hogares más leve, mientras que en hostelería, colectividades y restauración, podría ser más duradero. Posteriormente, también es posible un desvío de la demanda a otras grasas por el efecto del descenso de renta del gremio.

“Los precios siguen por debajo de los mínimos exigibles para una mínima rentabilidad del sector productor”

José María Penco
Director de la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO)

Marzo ha presentado las mayores ventas (mercado interior + exportaciones) de los últimos 12 meses, por lo que el dato de salidas es muy positivo, teniendo en cuenta el escenario de incertidumbre en el que nos encontramos. Por tanto, en ese sentido el dato es esperanzador. Sin embargo los precios siguen por debajo de los mínimos exigibles para una mínima rentabilidad del sector productor. Nos queda esperar que de una vez por todas compradores y vendedores logremos llegar a un precio de equilibrio mínimo que permita continuar la actividad productiva.

No sabemos cómo evolucionará el mercado en los próximos meses, pero estamos seguros que de continuar en estas franjas de precios miles de explotaciones españolas se verán abocadas al abandono masivo del cultivo, con las trágicas consecuencias económicas, sociales, laborales y ambientales que ello conllevaría.

“En los próximos meses los precios en origen del AOVE no peligran debido a la escasez”

Álvaro Olavarría
Director gerente de Oleoestepa

Marzo es el segundo mejor mes de salidas, tanto en comercio nacional como internacional de aceites de esta campaña 2019/20. Aún así me sorprende, por baja, la cifra de 138.000 toneladas (con importaciones) a la vista de la alta demanda de aceite de oliva en el mes por las grandes cadenas de la distribución, según los datos del panel de consumo en hogares del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) que en la semana 11 incrementaron las compras hasta un 97% respecto a la misma semana del año anterior.

En los próximos meses los precios en origen de la calidad virgen extra no peligran debido a la escasez, mientras que vírgenes y lampantes no deben mostrar variaciones importantes en los precios en un horizonte a largo plazo a pesar de que en unas semanas podremos confirmar una excelente futura cosecha en España.

“Ya no se puede especular más con la cantidad producida”

Juan Gadeo
Presidente de Grupo Interóleo

Ya no se puede especular más con la cantidad producida porque ha sido menor que la gran mayoría de las previsiones que se han manejado para España y a nivel mundial, que disminuye un 5%. En cuanto a las salidas, se aprecia un incremento en la tendencia que nos llevará muy probablemente a tener un stock de 350.000 toneladas a principios de campaña de la recolección generalizada en noviembre. Con estos datos hay motivos para pensar que se pueden recuperar los precios.

“Por ahora, nos quedamos con dos datos positivos: menores disponibilidades totales y buena evolución de las salidas”

Cristóbal Gallego
Presidente de Jaencoop y presidente del sector oleícola de Cooperativas Agro-alimentarias de Jaén

Por lo que respecta a lo que queda de campaña, la producción va a variar ya poco, a falta de algún ajuste y existe cierta incertidumbre sobre cómo la crisis del coronavirus va a marcar las próximas semanas tanto a nivel de mercado interior como exterior.

Por ahora, nos quedamos con dos datos positivos: menores disponibilidades totales frente a lo previsto por organismos oficiales y buena evolución de las salidas que, en seis meses, acumulan 782.000 toneladas.

“Mi previsión es que los precios de los aceites de peor calidad bajen moderadamente y aguanten en los niveles actuales los aceites mejores”

Jesús Cuervas
CEO de Jesús Cuervas, Aceites y Derivados

La campaña se está desarrollando con un nivel de ventas mejor de lo esperado al inicio debido a diversas incertidumbres (aranceles, Brexit o competencia de otros países productores) y por ello poco a poco vamos reduciendo el stock, que a final de año puede ser aceptable y asumible.

Lamentablemente los precios son muy bajos y no le veo solución a corto plazo, ya que, aún reduciéndose, el stock de enlace será importante y las perspectivas de producción para la próxima campaña no se presentan malas, por lo que aceite no va a faltar. No obstante, veo difícil que los precios bajen mucho más, ya que son niveles muy bajos y no cubren los costes de producción en la mayoría de los casos. Mi previsión es que los precios de los aceites de peor calidad bajen moderadamente y aguanten en los niveles actuales los aceites mejores.

“En la actualidad no hay indicadores que puedan hacer pensar que habrá cambios sustanciales en los precios de la materia prima”

Luis Miguel Algar
Director de Compras de Deoleo

La compra/aprovisionamiento por parte de la distribución y el consumidor derivado de esta pandemia (exceptuando canal Horeca) durante los meses de marzo y abril y quizás parte de mayo será buena, ya que se está abasteciendo tanto mercado nacional como exportación.

Estos datos permiten tener un flujo de mercado bueno, con salidas considerables, pero no es un medidor recurrente para los próximos meses.

Habrá que ver el impacto económico que la pandemia tendrá en los consumos y, por supuesto, el parón absoluto del canal Horeca y cómo responde una vez se reactive.

Respecto al mercado, en la actualidad no hay indicadores que puedan hacer pensar que habrá cambios sustanciales en los precios de la materia prima. Habrá que seguir viendo la evolución.

“Pensamos que los aranceles en EEUU pueden desaparecer en el mes de junio”

Eusebio García de la Cruz
CEO de Aceites García de la Cruz

Las salidas han sido altas aunque se esperaba que fueran superiores, y hay un alto nivel de existencias tanto en envasadores como en la producción. El aspecto del olivar augura una cosecha entre buena y excelente y el aceite almacenado volverá al mercado entre junio y julio. Pensamos que los aranceles en EEUU pueden desaparecer en el mes de junio.

"Creo que hay firmes esperanzas de equilibrar producción y consumo"

El consumo de aceite de oliva tanto en el país norteamericano como en los países productores y el resto del mundo está creciendo y más con la situación actual que estamos viviendo por el COVID-19. Los precios ya son bajos, veo difícil una recuperación, pero tampoco creo que pueda haber un descenso significativo.

En definitiva, creo que hay firmes esperanzas de equilibrar producción y consumo llegando a trabajar con precios adecuados pero entre el volumen de la próxima cosecha y el sobrante acumulado de la actual es muy difícil una recuperación de precios.

“Lo más probable es que el precio en origen se mantenga bajo intentando estimular las salidas”

Rafael Alonso Barrau
Director comercial y de exportación de Oro del Desierto

La realidad es que la campaña ha sido corta, con 1.100.000 toneladas, por debajo de la media y con unas salidas similares a la media, por lo que no debería de haber una situación de bajada de precios como la actual si miramos a 2017/18 y comparamos. Es muy probable que la situación de confinamiento provoque un cierto aumento del consumo en los hogares, aunque aún es incierto que cubra la baja del consumo en el canal Horeca que se ve muy reducida.

También es probable que a medio plazo los vírgenes extra de calidad tengan un pequeño repunte respecto al resto por su escasez conforme avance el año hasta octubre y la diferencia entre calidades aumente. No obstante, si la cosecha próxima es de más de 1,6 millones de toneladas y el consumo y exportaciones no crecen lo más probable es que el precio en origen se mantenga bajo intentando estimular las salidas. En este sentido, seguimos creyendo firmemente en que es mejor hacer calidad que cantidad para el olivar español. Adelantar cosechas y liderar el mundo en calidad es la única solución.

“Creo que se nos presenta un escenario a corto con estabilidad en los precios”

José Antonio Nieto
Director general de Almazaras de la Subbética

Entendemos que en esta coyuntura actual y teniendo en cuenta todos los elementos de juicio de los que disponemos hasta el momento sobre producción, salidas, precipitaciones y comportamiento del mercado, no debería haber fluctuaciones a la baja.

Creo que se nos presenta un escenario a corto con estabilidad en los precios. A medio y largo plazo aún es pronto para aventurar el nivel de los mismos, ya que hay variables como la lluvia o la floración que no están definidas completamente.

“Tenemos que invertir más en promoción si queremos vender los excedentes generados en los últimos años”

Antonio Gallego
Director comercial del Grupo Migasa

Los datos confirman la subida del consumo del mercado nacional en el mes de marzo, debido a un incremento de la demanda en los hogares por el confinamiento. Esperemos que este aumento se mantenga en meses venideros a pesar de la crisis de consumo que tiene la hostelería.

Sin embargo, vemos que los datos muestran que el sobrante a final de año será alto, lo que confirma que tenemos que invertir más en promoción si queremos vender los excedentes que se están generando en los últimos años.

Eduardo Valverde
Gerente de SCA San Sebastián (Conde de Benalúa)

“La tendencia de mercado será un mantenimiento de los precios, con pequeñas tensiones”

Teniendo en cuenta que hay stock suficiente para enlazar con la próxima campaña y que aún no conocemos las expectativas de la futura cosecha (media/alta), la tendencia de mercado será un mantenimiento de los precios (que ya son bajos), con pequeñas tensiones y puntuales bajadas/subidas.

El próximo objetivo debería ser volver a abrir los plazos del almacenamiento en septiembre para no hundir los precios al inicio de campaña.