www.mercacei.com
Aumenta la demanda de aceite de oliva en Kuwait

Aumenta la demanda de aceite de oliva en Kuwait

lunes 15 de junio de 2020, 12:05h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Aunque la cocina tradicional del Golfo no lo tiene como uno de sus ingredientes habituales, la expansión de las cocinas libanesa y del norte de África, así como los hábitos de alimentación saludable que se han difundido recientemente, han contribuido de manera significativa a una mayor demanda de aceite de oliva por parte de los consumidores de Kuwait, según un estudio de ICEX España Exportación e Inversiones.

En ausencia de una producción local, dadas las condiciones climáticas del país (franja desértica sin aguas superficiales), el indicador que mejor muestra muestran el aumento de demanda de aceite de oliva en sus diversas categorías es la cifra de importaciones, que han pasado de los 15 millones de dólares en 2015 a los cerca de 25 millones de dólares en 2018 (un incremento en valor del 66%).

Aunque España es uno de los mayores productores mundiales de aceite de oliva, el puesto de principal proveedor de aceite de oliva de Kuwait lo ocupa Siria, con una cuota de mercado próxima al 45%, aceite de oliva que se comercializa a través de ventas a granel y diversas marcas comerciales como Seijera, que se ha posicionado como un referente dentro del canal alimentación (retail) en la categoría de aceite de oliva virgen.

La comercialización del aceite de oliva en Kuwait se realiza a través de los dos canales tradicionales consolidados para todo tipo de alimento y bebida: el canal alimentación o canal de venta minorista, en el que la gran distribución comercial juega un papel esencial; y el food service, que va aumentando su importancia como canal objetivo de ventas en Kuwait. Por un lado, por ser una de las formas de ocio (eating out) más extendidas y practicadas y por el crecimiento de las formas de servicio a domicilio mediante aplicaciones móviles (en Kuwait preferentemente Talabat). La demanda de aceite de oliva para este canal proviene de restaurantes de cocinas de marcado sabor mediterráneo y en nuevas cocinas de fusión árabe-mediterránea, en las que los aceites de oliva para degustación ocupan un lugar preeminente en su oferta gastronómica.

El aumento de la presencia de las marcas de distribuidor es un signo de que los cambios que se están produciendo en la distribución comercial se han extendido a Kuwait, donde bajo marca “Sultan”, “Carrefour”, “Lulu” o “Co-op” se comercializa aceite de origen español.

No obstante, la marca sigue ejerciendo una influencia significativa en las decisiones de compra, al asociarse determinadas marcas con una mayor calidad del producto.

A diferencia del canal alimentación, el canal food service en Kuwait se caracteriza por la menor importancia que ejerce la marca como elemento diferenciador y por la fuerte sensibilidad al precio como variable determinante del acuerdo de suministro que se concluya con los clientes. Estos acuerdos son normalmente a corto plazo y sin una vinculación especial con mayoristas y proveedores.

Mientras que las barreras arancelarias son bajas -5% de arancel al valor, salvo que el producto provenga de países árabes o de aquellos con los que el Consejo de Cooperación del Golfo tenga algún acuerdo comercial preferencial o de libre comercio-, los requisitos técnicos que recoge la normativa, en especial los requisitos sobre composición química y etiquetado, sin ser una barrera infranqueable sí que suponen un pequeño sobrecoste para el exportador, que se enfrenta con normativas distintas a las de sus mercado más próximos (UE) y con posibles dificultades de acceso.

La demanda en Kuwait viene determinada por los siguientes factores: los gustos y preferencias enraizados en las tradiciones gastronómicas de cada comunidad nacional con presencia en el emirato (fuerte mayoría de expatriados del sudeste asiático y países árabes de fuera del área del Golfo); la educación gastronómica que propaga el sector food service en determinados segmentos; y el nivel de renta disponible de las familias, teniendo presente las diferencias salariales y de rentas no salariales (subsidios) entre los nacionales kuwaitíes y los expatriados residentes.

La demanda de aceite de oliva se relaciona con el hecho de si la gastronomía de origen de cada grupo o comunidad nacional emplea el aceite de oliva como ingrediente fundamental y si se han descubierto las propiedades del producto a través de la innovación gastronómica y las actividades de promoción a través de la cocina.

El nivel de renta disponible de las familias es otro de los factores que influyen en la decisión de compra, al tratarse de un producto de precio sensiblemente superior a otros aceites vegetales comestibles.

En cuanto a la percepción del producto español, la opinión de los principales importadores locales es ambivalente. Por un lado, se destaca la calidad del producto español, pero por el otro se considera un producto caro en comparación con los aceites provenientes de países árabes como Siria, Palestina o Túnez, que además gozan de preferencias arancelarias y unos precios en origen relativamente bajos.

Según este estudio, el mercado del aceite de oliva en Kuwait parece haber llegado a un punto de saturación para las marcas de fabricantes, que intentan mantener sus ventas frente a la competencia creciente de la marca blanca.

En unas circunstancias de relativa incertidumbre económica, las oportunidades de negocio para nuevos exportadores españoles pasa por: una vinculación vertical con la distribución comercial minorista para comercializar el aceite de oliva bajo marca de distribuidor (Lulu, Unión de Cooperativas, Carrefour, Sultan Center), la identificación y colaboración con distribuidores mayoristas conocedores del mercado local y que buscan introducción de productos fuertemente diferenciados, y la identificación y colaboración con restaurantes temáticos que cuenten con su propia central de compras.