www.mercacei.com
La CE prevé que la producción europea de aceite de oliva aumente un 20% en la campaña 2020/21

La CE prevé que la producción europea de aceite de oliva aumente un 20% en la campaña 2020/21

martes 07 de julio de 2020, 11:20h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La producción europea de aceite de oliva en la campaña 2020/21 podría rondar los 2,3 millones de toneladas, un 20% más respecto a la temporada precedente, gracias a las buenas condiciones climáticas durante la primavera en España que compensarían el impacto de las olas de calor en Grecia y la falta de lluvia en ciertas regiones productoras italianas, según el último informe sobre previsiones agrarias de la Comisión Europea (CE).

El Ejecutivo comunitario señala que durante la primavera las precipitaciones favorecieron la floración en España y las condiciones han sido buenas hasta ahora, por lo que si permanecen así se podría esperar otra gran cosecha. Por el contrario, las olas de calor en Grecia y la falta de lluvia en las principales regiones productoras de Italia probablemente añadirán una alternancia de producción; mientras que es probable que Portugal mantenga un crecimiento promedio, aunque probablemente a una tasa menor que el año pasado.

En su informe, Bruselas apunta que la producción de aceite de oliva de la UE en la campaña 2019/20 se mantuvo por debajo del promedio de cinco años (-4%). Sin embargo, las disponibilidades totales (alrededor de 2,7 millones de toneladas) son cercanas a las del año pasado cuando España, el principal productor de la UE, registró una cosecha récord.

La CE explica que hubo señales positivas que apuntaban hacia una estabilización de precios a principios de este año tras la activación de la ayuda al almacenamiento privado. Sin embargo, los precios de Jaén del aceite de oliva virgen y virgen extra comenzaron a disminuir nuevamente al comienzo de la crisis del COVID-19 en marzo. Así, en mayo, se situaban en 170 euros/100 kg. para la categoría virgen y en 196 euros/100 kg. para el virgen extra, por lo que se mantuvieron significativamente por debajo del promedio de los últimos cinco años durante el mismo período (-41% y -36%, respectivamente).

Consumo y exportaciones

Por otro lado, según la Comisión, un aumento del consumo debido a las medidas del COVID-19 dio lugar a un aumento en las ventas minoristas de aceite de oliva, en particular en los principales países productores de la UE, y en su uso en la industria alimentaria (por ejemplo, para productos enlatados). En los países no productores de la UE, las ventas probablemente podrían disminuir como resultado de un menor poder adquisitivo. En general, el consumo general de la UE podría crecer un 6% en 2019/20.

Por su parte, las exportaciones de la UE continuaron siendo muy dinámicas, creciendo un 10% en volumen, pero disminuyendo un 24% en valor entre octubre y marzo. Los envíos se mantuvieron elevados en todos los destinos principales, y las ventas en volumen aumentaron principalmente a Brasil (+41%), Australia (+32%), Canadá (+23%), Japón (+7%) y Estados Unidos (+3%).

En el caso específico de las exportaciones a Estados Unidos, algunas de ellas se realizaron a granel, para posteriormente ser envasadas en Estados Unidos como resultado de las recientes inversiones de empresas españolas en instalaciones de envasado en el país norteamericano. Y una parte, según la Comisión, correspondió a aceite de oliva tunecino envasado en España y reexportado a Estados Unidos. Así, entre octubre y marzo, las importaciones comunitarias desde Túnez bajo el régimen de procesamiento interno aumentaron un 70% interanual. Además, se espera que la UE continúe importando aceite de oliva, que probablemente alcanzará las 200.000 toneladas en septiembre de 2020.

Asimismo, se espera que la demanda mundial se mantenga fuerte y, a pesar de alguna posible desaceleración en un futuro cercano debido al almacenamiento en los países importadores en los meses anteriores, las exportaciones de la UE podrían crecer un 6% hasta alcanzar las 750.000 toneladas.

La Comisión cree que tanto la demanda comunitaria como la mundial deberían facilitar una reducción de existencias, que probablemente alcanzará las 609.000 toneladas en octubre de 2020.