www.mercacei.com
La digitalización en el sector oleícola: una necesidad inmediata

La digitalización en el sector oleícola: una necesidad inmediata

lunes 20 de julio de 2020, 13:09h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La digitalización de la industria oleícola se perfila como una de las grandes apuestas de futuro. Así lo destaca J. Florencio Pastrana, responsable de Pastrana Ingeniería y Servicios S.L.P., en este artículo en el que subraya los beneficios de la digitalización tales como incrementar la eficiencia técnica, económica y ambiental de las almazaras; mejorar la trazabilidad de los productos en mercados cada vez más exigentes; y ofrecer un valor añadido para facilitar su comercialización.

Si algo nos ha quedado claro de la crisis que hemos vivido a causa del COVID-19 es que las empresas del sector alimentario, en general, y del oleícola, en particular, deben implantar sistemas que faciliten el trabajo y mejoren el rendimiento de sus negocios. Tanto empresas industriales, como cooperativas, envasadoras, distribuidoras y fabricantes de aceite de oliva se enfrentan a importantes retos competitivos en el mercado y deben estar preparadas para ello. La digitalización, entendida como incorporación de sistemas que mejoren la optimización de los procesos, es ahora más importante que nunca.

La progresiva transformación digital de las empresas es uno de los factores que más va a contribuir al incremento de la productividad empresarial y que facilitará la salida a los mercados exteriores

¿En qué punto se encuentra la digitalización del sector oleícola?

España lidera la producción de aceite de oliva a nivel mundial, sin embargo, las empresas que componen el sector disponen aún de un amplio recorrido para acometer la digitalización.

La progresiva transformación digital de las empresas es uno de los factores que más va a contribuir al incremento de la productividad empresarial y que facilitará la salida a los mercados exteriores.

Es necesario que las empresas que operan en el sector oleícola apuesten por nuevos sistemas que permitan controlar y, por tanto, optimizar los recursos y los procesos productivos, de tal forma que permitan tomar las mejores decisiones, en tiempo y en forma. El objetivo no es otro que facilitar la mejora de la calidad de las producciones, mejorando así su competitividad.

Incrementar la eficiencia técnica y mejorar la trazabilidad

La digitalización es fundamental para contribuir a la diferenciación de los productos

La digitalización permite implantar sistemas para analizar los diferentes procesos y, de este modo, identificar y establecer estrategias de mejora para incrementar la eficiencia técnica, económica y ambiental de las almazaras, logrando, por ejemplo, un uso más eficiente de la energía y el agua, lo que redunda en una reducción del impacto ambiental.

También permite mejorar la trazabilidad de cara a la comercialización de estos productos en mercados cada vez más exigentes. Y no solo eso, sino que, además, es fundamental para contribuir a la diferenciación de los productos, es decir, para poner de manifiesto esas características especiales que hacen que nuestro producto sea distinto de los demás. En definitiva, ofrecer un valor añadido para facilitar su comercialización en los mercados.

Desde Pastrana Ingeniería y Servicios somos conscientes de las necesidades que tiene la industria en este sentido y trabajamos con el objetivo de convencer a los profesionales de la industria de las bondades de estos sistemas, de la necesidad de su aplicación y de la importante repercusión económica que van a tener, fácilmente cuantificable. Por no hablar, como avanzábamos, de los beneficios medioambientales que ello supone.

Beneficios en todas las fases del proceso

Los beneficios de la digitalización se dan en todas las fases del proceso de producción del aceite de oliva

Los beneficios de la digitalización se dan en todas las fases del proceso de producción del aceite de oliva, desde el control de parámetros de entrada de aceituna en almazara, la gestión de calidades -tanto en patio de recepción como en sala de elaboración-, decantación y bodega, control de temperaturas para optimización de calidades, optimización de rendimientos, contenido graso en orujos, control de producción sobre centrífuga vertical, control de producción sobre bodega, control de embotellados, control de lotes, trazabilidad en su conjunto, consumos de agua y electricidad, producción de energía para autoconsumo (eléctrica y calorífica) y un largo etcétera.

Además, no podemos olvidar la necesidad que existe de potenciar un buen sistema de comercialización, cada vez más indispensable, dada la situación actual del mercado y los retos a los que el sector se enfrenta, con el incremento de aranceles en algunos de los principales destinos de nuestras exportaciones. Para ello, debemos apostar por un buen packaging, así como por las técnicas de marketing y publicidad adecuadas que nos permitan posicionar en el mercado nuestro producto de alto valor. También aquí, la digitalización puede convertirse en nuestra gran aliada.

En definitiva, la digitalización de la industria oleícola se perfila como una de las grandes apuestas de futuro y como garantía de mejora de los procesos para no perder competitividad con uno de nuestros productos estrella como es el aceite de oliva.

Por J. Florencio Pastrana
Pastrana Ingeniería y Servicios S.L.P.