www.mercacei.com
La innovación en la olivicultura potencia la fijación de población rural

La innovación en la olivicultura potencia la fijación de población rural

jueves 10 de septiembre de 2020, 11:20h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Un trabajo de investigación desarrollado en la III Edición del Máster en Administración y Dirección de Empresas Oleícolas, organizado por Juan Vilar Consultores Estratégicos y la Escuela de Negocios Agroalimentarios de Intercoop (ESNEA) y dirigido por la catedrática de la Universidad de Jaén María Jesús Hernández y el profesor y consultor Juan Vilar, concluye que la innovación en la olivicultura potencia la fijación de población en el medio rural.

El estudio asegura que la generación de renta neta es la circunstancia que en mayor medida fija población al medio rural, siendo más elevada en olivares modernos, olivar tradicional mecanible de regadío, olivar ecológico y resto de categorías diferenciadoras. “Cuanto menor valor añadido genera un olivar, más bajo es el rango de población que emplea y, por tanto, que fija a los núcleos rurales”, precisa.

Este trabajo señala que la búsqueda de rentabilidad en el sector oleícola ha determinado que, a través de la innovación y el desarrollo, se hayan ido modernizando las plantaciones de olivar tradicional mecanizable, intensificando las plantaciones o transformándolas en plantaciones de olivar moderno para reducir los costes de cultivo, especialmente los de recolección, que suponen hasta el 45% del total. Además, las plantaciones convencionales de olivar tradicional no mecanizable se han transformado en olivar ecológico, biodinámico, bioregenerativo, ético, heroico, emotivo, etc. obteniendo un beneficio superior por el producto final.

Según este estudio, existe la creencia de que el olivar moderno elimina mano de obra, al sustituir a las personas por maquinaria, si bien “lo que se genera es un empleo más profesionalizado y mejor remunerado, pues el manejo del olivar moderno y el diferenciado, requiere de un mayor conocimiento”.

Por otro lado, explica que el empleo generado por el olivar moderno y el diferenciado no es estacional, al contrario de lo que ocurre en el olivar tradicional, que genera la mayor parte de mano de obra durante la campaña de recolección de aceituna. En este sentido, señala que el empleo generado por el olivar moderno y diferenciado se reparte a lo largo de todo el año.

A su vez, el trabajo indica que además de eliminar la estacionalidad del empleo, hace que el mismo sea homogéneo en el tiempo. Así, el olivar moderno y diferenciado (ecológico, etc.), sobre todo en régimen de regadío, reduce la vecería del olivar, característica del olivar tradicional de secano, por lo que el número de jornales cada año es similar, dado que las cosechas no son tan variables de una campaña a otra -todo ello, teniendo en consideración el resto de variables climatológicas que afectan al cultivo del olivo, plagas o enfermedades, etc.-.

El olivar en Andalucía genera entre 16 y 18 millones de jornales anuales, de los cuales el 45% corresponde a la recolección. El número de jornales varía según la producción de cada campaña. Del total, el 44% de los jornales son generados en Jaén, es decir, de media 7,5 millones de jornales anuales.

Asimismo, el número de jornales medios generados por hectárea de olivar moderno se sitúa en 13 en intensivo y en 14 en olivar moderno en seto; mientras que el olivar tradicional ecológico genera 15 y el olivar tradicional mecanizable 11.