www.mercacei.com
Cada año se transforma casi el 1,5% de la superficie mundial de olivar

Cada año se transforma casi el 1,5% de la superficie mundial de olivar

jueves 10 de diciembre de 2020, 12:34h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Los países emergentes están realizando plantaciones de olivar modernas más competitivas que las tradicionales, y la producción, debido al incremento de la superficie y la transformación, evoluciona de manera más rápida que el consumo. En concreto, cada año se transforma casi el 1,5% de la superficie mundial de olivar. Así se desprende de un trabajo de investigación, aún en curso, que se está desarrollando en el marco de la III edición del Máster en Administración y Dirección de Empresas Oleícolas de la Escuela de Negocios Agroalimentarios (ESNEA), de Intercoop Consultoría y Juan Vilar Consultores Estratégicos.

En la actualidad, la superficie de olivar a nivel mundial asciende a 11,5 millones de hectáreas, distribuidas en 67 países. En la última década, la superficie de olivar se ha incrementado a razón del 1% anual, pero en 2019 el sector oleícola ha tenido un punto de inflexión dado que se ha pasado de plantar anualmente unas 150.000 hectáreas a no más de 50.000 hectáreas.

Aunque el cultivo del olivo se está expandiendo por todo el planeta, el 87% de la superficie de olivar se concentra en nueve países ubicados en la Cuenca del Mediterráneo. La mayor parte olivar tradicional.

No obstante, según este trabajo, en Portugal, las plantaciones modernas representan el 64% del total superficial (en copa y en seto); Estados Unidos y Australia no tienen plantaciones tradicionales; Argentina tiene el 40% en copa y el 52% en seto y Chile el 57,2% en seto y el 35,1% en copa; mientras que Marruecos -que está transformando olivar tradicional en moderno y realizando plantaciones de olivar de alta densidad- cuenta con el 55% de olivar moderno, del que el 45,7% corresponde a olivar intensivo y el 9,3% en seto.

Asimismo, detalla que el 70% del olivar es tradicional y produce el 60% del aceite de oliva del planeta, mientras que el olivar moderno, con una superficie del 30%, produce el 40%.

El olivar tradicional representa el 70% del total de la superficie, con 8.063.473 hectáreas, de las que 3.705.648 hectáreas corresponden a olivar tradicional no mecanizable (32,17% de la superficie mundial ) y 4.357.825 hectáreas a olivar tradicional mecanizable (37,83% del olivar mundial). El restante 30% es olivar moderno.

A su vez, el tamaño medio de la parcela mundial es de 2,6 hectáreas, con un total de algo más de 4,4 millones de fincas.

En cuanto al aumento de la rentabilidad en olivar tradicional no transformable, el trabajo señala que la vía para la obtención de rentabilidad es la diferenciación del producto final. No obstante, dicha estrategia es válida para cualquier tipología de olivar, beneficiándose doblemente el olivar moderno, dado que siguiendo la estrategia de liderazgo en costes y de diferenciación se produce un incremento notable de la rentabilidad de las explotaciones oleícolas. Una solución adecuada, a su juicio, es la conversión del olivar convencional a ecológico, lo que supone un sello diferenciador del aceite de oliva virgen extra obtenido y por el que se obtiene un precio superior en el mercado.

En este sentido, el trabajo apunta que el 12% de la superficie de olivar en el planeta, 1,4 millones de hectáreas, corresponde a cultivo ecológico, olivar ético, olivar emotivo u otro tipo de diferenciaciones como es el cultivo biodinámico, biorregenerativo, heroico, olivares vivos en aras de la biodiversidad e incluso de fincas diferenciadas por razones históricas.

La superficie de olivar ecológico alcanza 1.382.352 hectáreas, siendo la mayor parte olivar tradicional. El trabajo concluye que la proyección futura del cultivo ecológico es de crecimiento, con un diferencial en el precio de los productos orgánicos y una demanda cada vez más exigente.