www.mercacei.com
El olivar, entre los cultivos más dañados por el temporal de nieve

El olivar, entre los cultivos más dañados por el temporal de nieve

martes 12 de enero de 2021, 11:11h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha hecho balance de los efectos del temporal de nieve, lluvia y frío extremo en el campo español. La organización ha señalado los desiguales efectos del temporal, pues en algunas zonas los destrozos son cuantiosos, mientras que en otras la nieve puede ser incluso beneficiosa. En concreto, en aquellas que han recibido más nieve, los cultivos leñosos han sufrido daños que serán cuantiosos por rotura de ramas, sobre todo en olivar.

En Castilla-La Mancha, UPA ha advertido de los daños producidos en cultivos como el olivar, en el que se han roto ramas por el peso de la nieve. Lo que más preocupa ahora, según la organización, son las bajas temperaturas previstas para los próximos días.

En Aragón, los peores daños se han producido en cultivos leñosos, sobre todo en olivar. "Olivos partidos por la mitad e incluso arrancados, esta ha sido la estampa que se han encontrado muchos compañeros", han afirmado desde la organización en Aragón, al tiempo que han señalado las grandes inversiones que serán necesarias para arreglar este problema, así como para reparar los daños producidos en infraestructuras. Asimismo, UPA ha advertido de que, además, las bajas temperaturas previstas para esta semana (en grandes áreas por debajo de los -10ºC) tendrán un impacto negativo en sistemas de riego y, a su vez, seguirán perjudicando a los cultivos leñosos, como en las plantaciones tempranas de olivar.

A su vez, Andalucía oriental ha sido la parte más afectada en esta Comunidad Autónoma. En el olivar, según la organización, en algunas zonas ha llovido mucho, lo que retrasará considerablemente, hasta 20 días, el tramo final de la recolección.

En el caso de Cataluña, desde la Federación de Cooperativas Agrarias (FCAC) han confirmado que las nevadas y el temporal Filomena han afectado a un total de 35.000 hectáreas de cultivos de olivo y han alertado de que la duración de las bajas temperaturas y la magnitud del frío podrían llegar a provocar un tipo de afectación similar a las heladas de 2001, a pesar de que la superficie afectada en la actualidad es menos extensa. Las comarcas con mayores daños en olivo son las Garrigues, el Priorat, la Ribera d'Ebre, Segrià, Terra Alta y Urgell.

El responsable de aceite de oliva de la FCAC, Antoni Galceran, ha avanzado que "de momento, la mayor parte de daños en olivos se han producido en las ramas, que se han roto por el peso de la nieve, pero la continuidad de viento y posibles heladas durante los próximos días provocarían daños en los árboles, afectando el potencial productivo de años futuros. Habrá que estar atentos a cómo evoluciona esta situación, ya que se han registrado temperaturas de alrededor de -5ºC y -6ºC en poblaciones como la Granadella, Maials, Falset y Ulldemolins, entre otras".

En cuanto a la cosecha, en general, según la Federación, ha resultado poco afectada porque prácticamente había finalizado en muchas zonas donde ha nevado más, aunque en diferentes comarcas aún había fruto al árbol y habrá que esperar unos días para ver si se puede terminar de recolectar.

A su vez, en Madrid los olivareros de esta Comunidad están "realmente inquietos". "Muchos no han podido acudir aún a sus explotaciones, pero ven los destrozos producidos en los olivos cercanos a los pueblos y se llevan las manos a la cabeza", han explicado desde UPA. Así, el balance de las pérdidas en el olivar madrileño tendrá que esperar a que las consecuencias de Filomena "se derritan", pero el sector teme ser otra de las grandes víctimas de esta borrasca.

Desde la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) de Madrid han asegurado que la nieve y el frío han frenado en seco una campaña de recolección que afrontaba sus primeros compases y que se preveía mejor que la anterior. Sin embargo, tras el paso de Filomena, gran parte del fruto se ha caído al suelo, sepultado por una nieve que paralelamente ha arrancado muchas ramas.

“Apenas habíamos cosechado un 30% de los 13 millones de kilos previstos de aceituna. De toda la cantidad que restaba vamos a perder con seguridad tres o cuatro millones. Y eso haciendo una estimación muy optimista, porque no se puede valorar aún con exactitud por las dificultades en la movilidad. Apenas hemos podido avanzar un kilómetro en un entorno absolutamente nevado. Eso no se podrá saber hasta dentro de diez o doce días”, ha explicado Julián Valdericeda, secretario de la Sociedad Cooperativa Recespaña. “Toda la aceituna está bajo la nieve. Habrá que esperar a ver en qué condiciones, con la consecuente pérdida de calidad y su influencia en pérdida de precio. Y además del daño al fruto están los árboles. Muchos han perdido ramas por el peso de la nieve, hay muchas ramas partidas. Lo poco que hemos podido ver ha sido dantesco”, ha añadido.

“El problema concreto del olivar no va a ser exclusivo de este año. Hay un daño presente. Y un daño futuro. Van a pasar dos o tres campañas, sino más, para que se recuperen”, ha advertido Francisco José García, presidente de Asaja Madrid, quien ha señalado que “no hay que olvidar que el olivar y otros cultivos de la región vienen de afrontar tiempos muy duros bien por las sequías bien por las lluvias torrenciales". "Al final Filomena es un nuevo golpe, mucho más duro si cabe, para los intereses de nuestros agricultores y ganaderos. Es absolutamente necesario que las autoridades tomen las medidas oportunas para paliar las consecuencias de este nuevo golpe”, ha añadido.

En Extremadura, por su parte, el paso de Filomena ha sido muy tranquilo. Las precipitaciones han caído sobre todo en la zona Este, donde hay más pantanos y ganadería. Por tanto, según la organización, muy positivo en líneas generales.

Seguros agrarios

Los daños provocados por este tipo de fenómenos meteorológicos están cubiertos por el sistema español de seguros agrarios combinados, según ha informado Agroseguro. En concreto, los siniestros provocados por nevada y viento están recogidos en todas las líneas de seguro agrario y, en el caso de las heladas -una opción asegurable para los agricultores-, se pueden cubrir los daños que sufran tanto las cosechas como los árboles. Además, el seguro también ofrece la posibilidad de asegurar y proteger las instalaciones ante los daños que pueden provocar las fuertes tormentas.

Desde Agroseguro han recordado que la presencia de la nieve no es necesariamente negativa para el campo, pues supone una importante fuente para los acuíferos y un aporte de agua adicional para las cosechas. Por tanto, se estima que los siniestros provocados por las nevadas no serán generalizados, aunque sí se esperan graves daños por las fuertes heladas que han acompañado a la tormenta, y que se espera que continúen en los próximos días.

Los cultivos que en este momento pueden sufrir mayores daños por las bajas temperaturas son las hortalizas de producción invernal (alcachofa, brócoli, coliflor, espinaca y lechuga), las hortalizas cultivadas bajo invernadero, los cítricos y el olivar, aunque todavía, a su juicio, no puede conocerse con exactitud su alcance. Las zonas con mayor previsión de afecciones son Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Aragón, Cataluña, Navarra, La Rioja y el sureste peninsular (Región de Murcia y Almería).