www.mercacei.com
El temporal de nieve deja pérdidas de 12 millones de euros en el olivar madrileño

El temporal de nieve deja pérdidas de 12 millones de euros en el olivar madrileño

lunes 18 de enero de 2021, 11:28h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El olivar ha sido el cultivo más afectado por el temporal de nieve en Madrid. Si bien ya se habían recogido 27 de los 90 millones de kilos de aceitunas que se producen en el campo madrileño, aún quedan 63 millones de los que se podrá recoger "en el mejor de los casos" el 50%, lo que se traduce en una pérdida de 12 millones, según ha asegurado la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja). Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado que el Ejecutivo regional destinará 16 millones de euros en ayudas para que agricultores y ganaderos puedan hacer frente a las pérdidas ocasionadas por el paso de la borrasca Filomena en el sector primario y su industria asociada.

El presidente de Asaja Madrid, Francisco José García, ha explicado que a estas pérdidas en el olivar madrileño hay que sumar las ramas rotas, árboles caídos y los árboles que no sobreviven a las heladas, por lo que los daños a futuro también serán cuantiosos. “Hablamos de pérdidas a futuro de 10 millones de euros por año hasta que el olivar vuelva a su situación actual”, ha subrayado.

Respecto a las ayudas que pondrá en marcha la Comunidad de Madrid, la presidenta regional ha explicado el Ejecutivo regional aprobará un paquete de ayudas para el sector primario que incluye 11 medidas, algunas ya previstas en el Plan Terra, como la “donación de plantones, partidas para reponer instalaciones y maquinaria agrícola, fomentar la contratación de los seguros y solicitar al Gobierno de España deducciones fiscales de los módulos en el IRPF a las actividades agrarias”, ha precisado.

En primer lugar, el Gobierno madrileño destinará 10,5 millones de euros para que los agricultores y ganaderos afectados por el temporal puedan reponer instalaciones o maquinaria dañada. Otros 2,7 millones de euros servirán para facilitar la financiación a pymes y autónomos del sector en condiciones ventajosas, (avales, préstamos para financiar los gastos generales y préstamos para aportar liquidez suficiente), así como para fomentar la contratación del seguro agrario, y que el mayor número de agricultores y ganaderos tengan cubiertos este tipo de desperfectos en caso de que se produzcan fenómenos atmosféricos como Filomena.

El tercer bloque de las ayudas, dotado con 3 millones de euros, servirá para la puesta en marcha de acciones económicas y fiscales que impulsen nuevas estrategias de desarrollo en los municipios rurales. En este punto, Díaz Ayuso ha anunciado que la Comunidad de Madrid solicitará al Gobierno de España una reducción de los módulos en el IRPF aplicables a las actividades agrarias, y le ha vuelto a reclamar que declare a la Comunidad como Zona Catastrófica, lo que serviría por ejemplo para que este sector cuente con una mayor dotación presupuestaria para hacer frente a las pérdidas ocasionadas por el temporal.

En este mismo ámbito, la Comunidad de Madrid aprobará además un conjunto de medidas específicas para el sector del olivar, especialmente dañado estos días al encontrarse en plena fase de recolección, como la donación de plantones de olivo, la asistencia técnica a los olivareros y la solicitud de Denominación de Origen Protegida Aceite de Madrid.

Toledo

Por su parte, la provincia de Toledo también está siendo una de las más afectadas de España, tanto por la nevada como por las heladas, con temperaturas mínimas que en los últimos días están batiendo las cifras históricas en muchos municipios, dificultando el deshielo y la recuperación de las producciones.

Según Asaja, el olivar es el cultivo más perjudicado, sobre todo en las comarcas de Montes-Yébenes, Montes-Navahermosa, Mora, La Jara y muchos municipios de la Mancha. Así, según ha explicado, el peso de la nieve está tronchando las ramas de los olivos y el fruto se ha helado y se ha deshidratado, lo que, por sí solo, ya supondrá una merma en la producción. Pero, los olivareros temen que, además, la aceituna se caiga antes de poder entrar en las parcelas para su recogida.

No obstante, lo que más preocupa es el riesgo de que haya olivos que se terminen helando. En este caso, la organización ha asegurado que se tendrían que cortar por la cruz y esperar a que se regeneraran, pero no volverían a dar producción hasta pasados un mínimo de cuatro años. En este sentido, Asaja Toledo ha recordado que este supuesto no está cubierto por el seguro agrario en el caso de plantaciones ya asentadas, tan solo se contemplan indemnizaciones en plantones jóvenes.

Andalucía

En el caso de Andalucía, la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) ha analizado los efectos de la borrasca a su paso por Andalucía, y aunque ha tenido consecuencias dispares a lo largo de la geografía andaluza, el resultado es de "cuantiosos" daños.

En concreto, en la provincia de Jaén, el viento y las precipitaciones han tirado mucha aceituna al suelo. Esta cuestión, unida al menor rendimiento que se aprecia en el aceite ya cosechado por debajo del 21,6% teórico con el que se calculó el aforo en octubre, hará que la producción sea mucho menor a la aforada por la Consejería de Agricultura, según esta organización.

En cuanto a la recolección en el olivar, en algunas zonas ha llovido mucho, lo que retrasará considerablemente el tramo final de la recogida del olivar. En zonas de campiña puede estar la recogida en torno al 65%, mientras que en las zonas de sierra este porcentaje se sitúa en torno al 55% de aceituna recolectada.

A pesar de situarse los termómetros varios grados bajo cero en las madrugadas, no se aprecian daños en madera en olivos, para lo cual, según UPA, se precisan al menos temperaturas por debajo de los -20ºC como los que se alcanzaron en las heladas de 2005 y que provocaron que se tuviesen que hacer podas severas en los árboles.

En Córdoba, a su juicio, se han apreciado daños por efecto de las heladas y se observan frutos del olivo arrugados, lo que se traducirá en mermas en los rendimientos y pérdida de calidad en el aceite obtenido; mientras que en la provincia de Málaga hay pérdidas en zonas olivareras de hasta el 30% de la producción, sobre todo en las zonas más bajas de la comarca de Antequera, que es la que cuenta con mayor presencia de este cultivo en la provincia. "Por suerte, mucha de la aceituna se había cosechado ya para el verdeo", ha resaltado.