www.mercacei.com
Balance de la campaña 2020/21 en los principales países productores

Balance de la campaña 2020/21 en los principales países productores

martes 16 de febrero de 2021, 11:17h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Consultores y expertos internacionales del sector del aceite de oliva realizan en este artículo un balance de la campaña de producción 2020/21, marcada por la crisis sanitaria del COVID-19, en algunos de los principales países productores.

Italia

El escritor, periodista, oleólogo y director de Olio Officina, Luigi Caricato, destaca que el balance de la campaña 2020/21 en Italia no ha sido del todo positivo en términos cuantitativos, aunque en general fue bien en calidad. La caída de la producción afecta principalmente a Puglia, región que cubre entre el 40 y el 60% de la producción nacional, según las diferentes campañas. Este año, además del ya sistemático declive de Salento, en el sur de la región, debido a la Xylella, el norte de Bari también ha sufrido una producción menor a la esperada, debido a la alternancia de producción.

Según Caricato, la tendencia negativa también ha afectado a otra región del sur, Calabria, que históricamente es la segunda región del país en producción de aceite de oliva; y solo Sicilia, en el sur de Italia, registró una tendencia positiva. Por el contrario, la campaña funcionó muy bien para las regiones centrales, especialmente para Toscana, Umbría y Marche.

Hasta la fecha, los datos apuntan a una producción de 250.000 toneladas en Italia. “Aún no hay una cifra oficial, pero esta cantidad puede ser menor pero no mayor”, señala, al tiempo que destaca el aumento del 6% en el consumo interno de aceite de oliva, efecto indirecto de la situación sanitaria, si bien se ha reducido en el canal Horeca.

España

En el caso de España, según el consultor estratégico, analista oleícola internacional y profesor de la Universidad de Jaén (UJA) Juan Vilar, se trata de una campaña singular por distintas razones. En este sentido, explica que en comparación con la campaña 2018/19, a pesar de haber sido casi igual la cantidad de fruto, tan solo un 4% menos que en aquella temporada, el contenido de aceite de oliva en el mismo va ser inferior en más de un 17% debido a una importante caída en los rendimientos, que podrían superar de media los 2,5 puntos.

Según Vilar, organolépticamente los aceites han sido solventes solo durante algo más del primer tercio de campaña, todo ello por razones climáticas, sin embargo, desde el punto de vista físico-químico se trata de aceites inmejorables.

En materia de precios, asegura que es la primera campaña que en España, con una producción que supera la media -se estima una producción final de entre 1,47 y 1,57 millones de toneladas en función de la situación climatológica-, ha sido la única vez que en 30 años los precios se han apreciado debido a la caída del resto de producciones en países grandes productores, con una solida demanda que supera a la oferta. A su juicio, esta tendencia sólida se mantendrá al menos hasta el mes de abril, cuando se conozcan las primeras expectativas futuras de floración y por consiguiente productivas.

Desde la Asociación Española de Municipios del Olivo (AEMO), José María Penco señala que estiman que la producción en España será de alrededor de 1,45 millones de toneladas de aceite de oliva debido a los bajos rendimientos medios que se están situando 2 ó 3 puntos por debajo de la media.

A esto se une la confirmación de una baja producción en la Cuenca Mediterránea y el buen ritmo de salidas en las almazaras, lo que “nos hace pensar en una campaña muy equilibrada que debe derivar en la fortaleza de precios en origen, con valores entre 2,8 y 3 euros/kg. para la categoría virgen extra”.

Grecia

En cuanto a la situación en Grecia, el bróker especializado en el mercado griego Luigino Mazzei detalla que la campaña aún no ha terminado, especialmente en Creta, donde en la provincia de Heraklion y Sitia todavía quedan unos 20 días de recolección.

Mazzei destaca que aunque el rendimiento inicial fue muy bajo en comparación con la media habitual, ha habido una mayor producción de aceituna respecto a lo esperado, por lo que las previsiones totales de Grecia apuntan a un volumen de alrededor de 250.000 toneladas, de las cuales 90.000-100.000 toneladas se producirán en Creta, donde la calidad será “excelente”.

Túnez

El agente comercial y bróker italiano Adriano Caramia afirma que Túnez, como los demás países mediterráneos, ha registrado un descenso de la producción respecto a las estimaciones iniciales. Además, la caída de los rendimientos "ha penalizado" la producción de aceite de oliva que, según los operadores locales, se situará en 100.000-120.000 t.

La campaña partió con unos stocks de 50.000 toneladas de aceite viejo que, en su opinión, han influido fuertemente en las calidades de los primeros aceites que han salido al mercado, ya que en ocasiones se han mezclado con la nueva producción, pero a medida que la campaña ha evolucionado, la calidad ha mejorado tanto en el campo como en los lotes que se han comercializado.

Las zonas de producción con mejores cosechas han sido Zarzis y Kairouan (en esta última zona casi todos los olivares son de regadío) y en términos generales el 60% del aceite producido corresponde a la calidad virgen extra, mientras que se ha producido un equilibrio entre vírgenes y lampantes.

Este año el consumo interno se situará en unas 20.000 toneladas, cifra más baja en comparación con la del año anterior, que fue de alrededor de 70.000 toneladas, ya que debido a los bajos precios de la última campaña, los consumidores se han abastecido de producto.

En cuanto a la exportación, Caramia indica que están esperando más datos del 1 de noviembre al 31 de enero, pero “creemos que pueden rondar las 50.000 toneladas”.

Respecto a los precios, se sitúan en torno a los 2,10 euros/kg. en el caso del lampante y alrededor del 2,9 euros/kg. para el virgen extra.

Marruecos

En cuanto a Marruecos, Noureddine Ouazzani, fundador y director de Agro-pôle Olivier, señala que al inicio de la campaña olivarera las previsiones de los operadores del sector oleícola marroquí mostraban una producción superior al 20% respecto a la temporada anterior, estimando 120.000 toneladas ó 140.000 toneladas de aceite de oliva para este año.

Ouazzani subraya que debido a la escasez de agua de este año y a su repercusión en el calibre del fruto, buena parte de la producción de aceituna de mesa se destinará a la elaboración de aceite de oliva, por lo que en ese escenario la previsión será de 160.000 toneladas. Además, este año se ha caracterizado por un bajo rendimiento, que se ha situado un 2,5-3% por debajo respecto a la campaña anterior.

Tras la recolección, que fue muy corta en algunas zonas de secano (menos de 30 días de cosecha), las previsiones actuales son del orden de las 120.000 toneladas de aceite de oliva. Las condiciones climáticas fueron desfavorables durante la inducción floral (falta de frío), en la floración (tormentas con granizo) y en el desarrollo de los frutos (falta de precipitación/sequía).

“Esta situación productiva ha permitido liquidar el stock de aceite de oliva a precios atractivos y el precio actual del aceite virgen extra este año ha alcanzado los 3,52 euros/kg. o incluso superior en algunas operaciones comerciales”, ha detallado.

Portugal

En Portugal -ha informado Alberto Serralha, CEO de Sociedade Agrícola Ouro Vegetal, S.A. (SAOV), productor y consultor internacional de aceite de oliva- la campaña de aceite de oliva ha presentado muchas dificultades y desafíos. Así, las primeras semanas de cosecha dejaron claro que los volúmenes iban a ser muy inferiores a las estimaciones presentadas.

Además, según Serralha, las precipitaciones abundantes han originado infecciones severas en el fruto a partir de la segunda semana de noviembre, originando un porcentaje muy elevado de lampante y virgen. A su juicio, la calidad de los (pocos) vírgenes extra producidos se caracteriza por peores características sensoriales y químicas que en años anteriores. En su opinión, es muy probable que el virgen extra producido no alcance más del 40% del volumen total.

Asimismo, asegura que la producción total llegará a 90.000 toneladas, “aunque en esa cifra se incluye una cantidad nada despreciable de aceituna española molturada en Portugal”. “Descartando la aceituna que no se produjo en Portugal, se puede considerar una merma productiva cercana al 40% en comparación con la temporada anterior”, precisa.