www.mercacei.com
Arranca la recolección de aceituna en Italia con una previsión de un descenso de producción del 22%

Arranca la recolección de aceituna en Italia con una previsión de un descenso de producción del 22%

lunes 21 de septiembre de 2020, 10:35h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La recolección de aceituna comienza en Italia en un año marcado por el coronavirus que ha trastocado la producción y los mercados, según se desprende de un análisis de Coldiretti, Unaprol e Ismea con motivo del inicio de la cosecha en el país transalpino. Las previsiones iniciales apuntan que la producción de aceite de oliva virgen extra experimentará un descenso del 22%.

Coldiretti atribuye esta caída a las condiciones climáticas, desde el mal tiempo hasta la sequía, que han afectado principalmente a las regiones del sur, así como a los efectos de la Xylella fastidiosa en los olivares de Salento, en Puglia.

A su juicio, si bien habrá que lidiar con el clima, que ha favorecido una maduración temprana de la aceituna en el sur, y con la tendencia de lluvias y temperaturas en los próximos meses, se estima una producción nacional de unas 287.000 toneladas frente a las 366.000 toneladas de la campaña anterior. A pesar del recorte en las regiones del sur -subraya Coldiretti -, a partir de Puglia, donde se concentra aproximadamente la mitad de toda la producción nacional, en el centro-norte se espera un fuerte aumento.

A nivel mundial, según añade esta asociación italiana, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) prevé una producción total de poco más de 3 millones de toneladas, lo que supone un ligero descenso en comparación con la temporada anterior. En concreto, para España espera una producción de entre 1,4 y 1,5 millones de toneladas, mientras que en Grecia rondaría las 200.000 toneladas frente a las 300.000 t. de 2019.

“La caída de la producción afecta a un sector que ya pagó un precio muy alto por la crisis sanitaria. Sobre todo, el colapso de las ventas debido al cierre del canal de restauración, que representa una importante salida para el aceite Made in Italy. También es necesario garantizar una recolección segura con un riguroso cumplimiento de la normativa anti-contagio”, subraya.

Asimismo, Colidretti señala que el descenso del 44% de los precios pagados a los productores también afectó a las empresas oleícolas italianas, al descender a valores mínimos que no se registraban desde 2014.