www.mercacei.com
Francisco Martínez Arroyo: 'El AOVE es, posiblemente, el producto que mejor representa los valores de la Dieta Mediterránea'

Francisco Martínez Arroyo: "El AOVE es, posiblemente, el producto que mejor representa los valores de la Dieta Mediterránea"

miércoles 21 de abril de 2021, 10:26h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La Dieta Mediterránea está de aniversario. El pasado 16 de noviembre se cumplían 10 años de su declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco y con motivo de esta efeméride hemos entrevistado a Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha y presidente de la Fundación Dieta Mediterránea (FDM), una entidad creada en 1996 para realzar el valor fundamental que representa este patrón alimentario y sus productos -entre ellos el aceite de oliva virgen extra- para la alimentación española y su industria. Martínez Arroyo asegura que solo nuestra Dieta Mediterránea puede presumir de un producto como el AOVE y que es imprescindible retomarla ante la amenaza de nuevos hábitos de consumo menos saludables. Recogemos un extracto de la entrevista publicada en Mercacei Magazine 106.

La Dieta Mediterránea supone una valiosa herencia cultural que ha dado lugar a una combinación equilibrada de los alimentos, basada en productos frescos, locales y de temporada en la medida de lo posible. Entre estos productos, ¿qué papel juega el aceite de oliva virgen extra?

El aceite de oliva virgen extra es, posiblemente, el producto que mejor representa los valores de la Dieta Mediterránea. Además, nos une, encontrándose en todos los rincones de nuestro país, con diferentes variedades y distintos métodos de elaboración; e incluso nos retrotrae a la niñez. Es un producto fundamental para la economía, el territorio y el medio rural. Es esencia pura de España y de nuestro lugar de origen. Estos días hay mucha gente en nuestros pueblos trabajando para mantener viva la llama de un alimento diferenciador.

"El AOVE es el centro de la pirámide, un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras

Son muchos los estudios que avalan los efectos saludables de seguir una Dieta Mediterránea. ¿Cómo colabora la Fundación en la investigación sobre los efectos de la Dieta Mediterránea y productos como el AOVE sobre la salud?

Colaboramos codo con codo con investigadores, universidades, los sectores sanitario y gastronómico, asociaciones de consumidores o usuarios, sin olvidarnos de los propios productores. Tenemos la suerte de contar, entre otros, con la colaboración del doctor Ramón Estruch, pionero de los estudios sobre la Dieta Mediterránea, que nos ayuda a dar a conocer los beneficios del aceite de oliva virgen extra sobre la salud.

En 2020 se ha celebrado el 10º aniversario de la inscripción de la Dieta Mediterránea en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. ¿Qué ha supuesto este reconocimiento? ¿Ha servido para que este patrón alimentario sea cada vez más conocido y adoptado por los consumidores españoles y de otras partes del mundo?

Ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad supone mucho, porque es lo que nos representa como país, algo intangible que nos mantiene unidos con un hilo invisible. La Dieta Mediterránea representa desde los olivos de Taula del Sénia (Tarragona), al viñedo de la Ribeira Sacra (Galicia) o el azafrán de La Mancha.

La alimentación nos representa a todos y es territorio, paisaje y esencia de cultura. Y tras ella, nuestros agricultores, ganaderos o pescadores, que son la base de esta pirámide.

La Fundación Dieta Mediterránea trabaja en la promoción de los restaurantes que apuestan por una gastronomía saludable, de mercado y proximidad. Estos restaurantes cuentan con un sello “Dieta Mediterránea”. ¿En qué consiste y qué establecimientos pueden obtener este reconocimiento? ¿La empresas agroalimentarias y DOPs pueden utilizar también este logo?

Contamos con cerca de 700 restaurantes certificados a nivel nacional que aportan los valores de la Dieta Mediterránea comprometiéndose a difundirlos. Por ello, tienen derecho a exhibir en sus establecimientos el logotipo de la certificación, de tal manera que los comensales saben que realmente ese restaurante está comprometido con los productos de cercanía, locales, con los agricultores y ganaderos de la tierra y con productos como el aceite de oliva virgen extra, el vino, los frutos secos o las legumbres, todos ellos integrantes de la pirámide de la Dieta Mediterránea.

Ya hay Denominaciones de Origen Protegidas que lo lucen en su etiquetado, como la de Aceites Montes de Toledo, la primera en hacerlo; incluso han llegado con ese etiquetado a Estados Unidos. Invitamos a todos a que se unan y puedan diferenciarse doblemente con estas dos palabras, Dieta Mediterránea, que aportan un plus a los consumidores.

Un estudio encargado por la Interprofesional del Aceite de Oliva Español sobre los “Aceites de Oliva en la Restauración Colectiva en España” constata que la presencia del aceite de oliva en la restauración colectiva es poco significativa por el ahorro de costes. ¿Qué está fallando?

Sería importante incluir en los pliegos de condiciones de la restauración colectiva a los alimentos de proximidad y sostenibles, que son los que forman parte de la Dieta Mediterránea. Ya hay Comunidades que otorgan una mayor valoración a aquellas empresas que cuentan con productos, por ejemplo, ecológicos, o con Denominación de Origen Protegida para la elaboración de sus menús educativos y se plantean hacerlo en los hospitales.

Los niños y jóvenes son una población clave para la promoción de este patrón alimentario y el consumo de productos como el AOVE. ¿Cómo contribuye la Fundación a la formación de los más pequeños en hábitos de vida saludables? ¿Para cuándo una pirámide infantil?

Hemos desarrollado cursos y diferentes acciones, impulsando la alimentación saludable en los colegios. Ya contamos con una pirámide infantil, en la que se encuentran todos los alimentos indispensables para su salud y su crecimiento, como verduras, frutas, frutos secos, legumbres o el aceite de oliva... Este fue uno de los principales acuerdos alcanzados durante el XII Congreso Internacional de la Dieta Mediterránea de 2018. La pirámide se iba a presentar en el siguiente congreso, previsto en 2020, coincidiendo con la feria Alimentaria, pero la situación actual por la pandemia ha provocado que se modificaran las fechas, y esperamos poder hacerlo en 2021.

En el caso de los adultos, ¿se ha revisado la pirámide de la Dieta Mediterránea? ¿Qué lugar ocupa el AOVE? ¿Qué recomendación hace de su consumo?

La nueva pirámide sigue la pauta de la anterior: sitúa en la base los alimentos que deben sustentar la dieta, y relega a los estratos superiores, gráficamente más estrechos, aquellos que se deben consumir con moderación. Pero además se añaden indicaciones de orden cultural y social, íntimamente ligadas al estilo de vida mediterráneo, desde un concepto de la dieta entendida en un sentido amplio. No se trata tan sólo de dar prioridad a un determinado tipo de alimentos, sino a la manera de seleccionarlos, de cocinarlos y de consumirlos.

El AOVE es el centro de la pirámide, un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras.

El consumo depende de muchos factores, como la propia salud o recomendaciones médicas. Por ejemplo, los expertos recomiendan cinco cucharadas al día de AOVE para reducir hasta en un 30% la posibilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares.

¿Cree que se están llevando a cabo las campañas de promoción necesarias para difundir la Dieta Mediterránea y productos clave en este patrón alimentario como el aceite de oliva virgen extra? ¿Cree que se debería hacer algo más?

Desde la Fundación estamos fomentándolo día a día. Aunque siempre se puede hacer más y de ahí la importancia de la adhesión de más regiones y empresas a este proyecto colectivo para ir de la mano en esta promoción.

¿Qué le falta y qué le sobra a nuestra alimentación?

Creo que falta concienciación de los beneficios que realmente representa la Dieta Mediterránea y muchas veces sobran prisas, es decir, falta tiempo para disfrutarla.

¿Cuáles son los principales retos a los que se debe hacer frente para adoptar plenamente la Dieta Mediterránea?

El mayor reto es llegar a los hogares, a la mente de los ciudadanos para que adquieran hábitos de vida saludable. Nuestra Dieta Mediterránea no es solo la alimentación, sino una serie de valores más que la complementan.

Es imprescindible retomar este patrón alimentario que en los últimos años se ha visto amenazado de alguna forma por nuevos hábitos de consumo menos beneficiosos para nuestra salud.