www.mercacei.com
El sector agrario de Jaén se moviliza para reclamar una convergencia menos brusca de la PAC

El sector agrario de Jaén se moviliza para reclamar una convergencia menos brusca de la PAC

viernes 30 de abril de 2021, 12:06h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Cerca de un millar de tractores y vehículos agrícolas y cientos de olivareros secundaron ayer las tractoradas y concentraciones que las organizaciones agrarias representativas del sector de Jaén (Asaja, COAG y UPA y Cooperativas Agro-alimentarias) celebraron en la provincia. El sector volvió a salir a la calle, cumpliendo las medidas sanitarias anti-COVID y sin salir de los pueblos, para reclamar una convergencia menos brusca y una Política Agraria común (PAC) beneficiosa para Jaén y para Andalucía.

Estas organizaciones rechazan el Real Decreto de convergencia y solicitan al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) su retirada para continuar con el ritmo de convergencia paulatino que ya estaba acordado para el periodo actual, al tiempo que piden el apoyo al sector agroalimentario andaluz de cara a la nueva PAC para una elaboración del Plan Estratégico que permita cumplir con las directrices europeas respetando su diversidad productiva.

El sector agrario jiennense entiende que la reforma no puede hacer daño a una provincia y a una región que tienen un peso específico y muy importante en la economía del país. De ahí que se hayan retomado las manifestaciones, en unidad de acción, para exigir medidas que garanticen la supervivencia del sector agrario y, en particular, del olivar, así como el futuro de sus pueblos y del medio rural.

El gerente y portavoz de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, destacó el éxito que han tenido las concentraciones celebradas y señaló que "teníamos la necesidad de que se implicaran todos los ayuntamientos y, por ende, todos sus alcaldes frente a la convergencia brusca de la PAC propuesta por el Ministerio de Agricultura, porque si no se consigue, la situación económica que va a pasar el olivar va a repercutir indiscutiblemente en la economía de toda la provincia de Jaén y de todos los pueblos”.

Por su parte, el secretario general de COAG-Jaén, Juan Luis Ávila, consideró que "estamos hablando de personas a las que se les ha producido un sablazo de un día para otro tremendo. De un algodonero de Andújar con 10 hectáreas que ha perdido un 20% de su subvención, de un olivarero con 10 hectáreas de regadío que de un día para otro ha perdido 1.500 euros, de ganaderos sin tierra pero con una explotación potente que han perdido el 50%. “Lo tenemos que parar y cuando uno se equivoca lo que tiene que hacer es rectificar, derogar el Decreto y dejar la convergencia como estaba", añadió.

Asimismo, el secretario general de UPA-Jaén, Cristóbal Cano, aaseguró que "no vamos a consentir que la provincia y, sobre todo, el modelo mayoritario que es la agricultura y la ganadería familiar y profesional sea el que pague el pato como ha venido ocurriendo aplicación nacional tras aplicación nacional. Y aunque hoy los precios son razonables para el aceite de oliva y nos cubren los costes de producción en el olivar tradicional, siguen siendo imprescindibles mecanismos de regulación de mercado que nos den estabilidad y eviten los dientes de sierra provocados por la especulación que sigue instaurada en nuestro sector. Porque, como los récords de comercialización demuestran, no sobra aceite sino que sobran especuladores".

Por último, el presidente de la sectorial del aceite de oliva de Cooperativas Agro-alimentarias, Cristóbal Gallego, reclamó al Gobierno de España que mantenga el criterio actual de reparto de ayudas comunitarias porque se apuntala en los derechos adquiridos por los agricultores y ganaderos andaluces. A su juicio, esta distribución de las ayudas se deriva del esfuerzo realizado por el sector del olivar para la mejora de sus cultivos, por lo que calificó de "injusto" que detraiga parte de las ayudas (en torno a 150 millones de euros anuales solo en Jaén) para beneficiar a otros territorios. Además, solicitó que se habilite el mecanismo para que el sector tenga la posibilidad de emplear de manera efectiva la herramienta de la autorregulación.