www.mercacei.com
Edición 2015    20 de mayo de 2022

hogares

El contexto actual, marcado por la incertidumbre generada a raíz de la volatilidad de la inflación, la subida del precio de la energía y circunstancias como la guerra en Ucrania y la huelga de transporte, ha conllevado un crecimiento del sector del gran consumo en España que, entre el 6 y el 20 de marzo, ha registrado un aumento en valor del 12,9% respecto al mismo periodo del año pasado. Según los datos de la consultora Kantar, el incremento ha estado impulsado por categorías de despensa tales como el aceite, la pasta, los arroces y la leche.

Los últimos datos del panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) recogen que el consumo de aceite de oliva virgen extra en el año móvil -esto es, de diciembre de 2020 a noviembrede 2021- fue de 141,4 millones de litros (-13,3%) por valor de 543,3 millones de euros (-5,5%). Por su parte, el consumo per cápita de este producto en dicho período fue de 3,06 litros.

Durante los últimos cinco años, el consumo y el gasto de aceitunas se ha mantenido estable, si bien en el último ejercicio se ha producido un incremento notable por los efectos del COVID-19. En el periodo 2016-2020, el consumo más elevado se produjo en el año 2020 (2,9 kilos), al igual que el mayor gasto (7,7 euros por consumidor), según recoge el informe que la agencia estatal Mercasa elabora anualmente basándose en la información aportada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) a través de los Paneles de Consumo Alimentario.

Los últimos datos del panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) recogen que el consumo de aceite de oliva virgen extra en el año móvil -esto es, de noviembre de 2020 a octubre de 2021- fue de 142,7 millones de litros (-11,6%) por valor de 539,2 millones de euros (-5,3%). Por su parte, el consumo per cápita de este producto en dicho período fue de 3,09 litros.

Los últimos datos del panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) recogen que el consumo de aceite de oliva en el año móvil, es decir, de septiembre de 2020 a agosto de 2021, fue de 375,9 millones de litros (-5,6%) por valor de 1.150,44 millones de euros (-3,8%). Por su parte, el consumo per cápita de este producto en dicho período fue de 8,14 litros.

Los últimos datos del panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) recogen que el consumo de aceite de oliva virgen extra en el año móvil -esto es, de agosto de 2020 a julio de 2021- fue de 151,6 millones de litros (-4%) por valor de 546,5 millones de euros (-2,6%). Por su parte, el consumo per cápita de este producto en dicho período fue de 3,28 litros.

Los últimos datos del panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) recogen que el consumo de aceites de oliva en el año móvil -esto es, de julio de 2020 a junio de 2021- fue de 386,3 millones de litros (-1,6%) por valor de 1.145,45 millones de euros (-4%). Por su parte, el consumo per cápita de este producto en dicho período fue de 8,36 litros.

La compra de aceitunas por parte de los hogares españoles creció de forma destacada durante el año 2020 (+18,5%, hasta 132,7 millones de kilos) con un incremento que supera el promedio del total de alimentación (11,2%). En valor, la categoría alcanzó un 19,2% extra de facturación con respecto al año 2019, hasta 395,9 millones de euros, según se desprende del Informe de Consumo Alimentario en España 2020 publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

El año 2020 ha supuesto un punto de inflexión para el aceite de oliva virgen extra, ya que cierra con el crecimiento más alto de la categoría (+18,8%, hasta 164,3 millones de litros). Además, los hogares españoles gastaron un 11,4% más en la compra de este producto (575,6 millones de euros), según se desprende del Informe de Consumo Alimentario en España 2020, presentado hoy por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.

Alfonso Montaño, responsable del Grupo de Investigación del Centro Tecnológico Agroalimentario Extremadura (CTAEX), ha analizado la evolución del formato de aceites y grasas consumidos en los hogares españoles entre 2010 y 2018 a partir de los datos del Panel de Consumo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y ha encontrado cambios importantes en la demanda de envases de aceites y grasas vegetales, con diferencias en los formatos según el mes del año.

Los últimos datos del panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) recogen que el consumo de aceites de oliva en el año móvil, es decir -de diciembre de 2019 a noviembre de 2020- fue de 411,4 millones de litros (+16,1%), por valor de 1.220,82 millones de euros (+6,6%). Por su parte, el consumo per cápita de este producto en dicho período fue de 9,25 litros.

Por Florencio García, director del área de Retail en Kantar Worldpanel

En los últimos meses hemos vivido una intensidad de cambio mayor que en todo lo que llevamos de siglo, lo que ha originado que los hábitos de compra y de consumo de la sociedad ya no vuelvan a ser los mismos. La nueva situación ha modificado cómo y qué compran los hogares, por lo que fabricantes y distribuidores se ven en la necesidad de revisar su plan comercial para adaptarse a las nuevas tendencias.

Los últimos datos del panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), recogen que el consumo de aceite de oliva en el año móvil, es decir, de octubre de 2019 a septiembre de 2020, fue de 400,5 millones de litros (+13,4%) por valor de 1.199,54 millones de euros (+2,8%). Por su parte, el consumo per cápita de este producto en dicho período fue de 8,95 litros.

Según el informe que la agencia estatal Mercasa elabora anualmente (Alimentación en España 2020) basándose en la información aportada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) a través de los Paneles de Consumo Alimentario, durante los últimos cinco años el consumo de aceite de oliva ha caído 0,7 litros por persona y el gasto se ha reducido en 3,3 euros per cápita.

Con la llegada de la pandemia hemos adquirido una serie de nuevos hábitos diarios y sociales que han afectado a nuestra forma de consumir y socializar y que mantenemos en la "nueva normalidad". Entre otras tendencias, el trasvase a casa hace crecer al delivery por encima del 31% en comparación con 2019; al tiempo que el aumento del teletrabajo también impacta en momentos como el desayuno, que es más completo y tardío que antes; e incrementamos el consumo de aperitivos en casa, variando mucho el menú elegido entre horas.