www.mercacei.com
El precio y la marca, factores decisorios de compra del aceite de oliva en Costa Rica

El precio y la marca, factores decisorios de compra del aceite de oliva en Costa Rica

miércoles 19 de diciembre de 2018, 10:14h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El consumidor costarricense percibe el aceite de oliva como un producto elitista y caro, empleándolo casi exclusivamente como aderezo de ensaladas y/o ingrediente en salsas. El precio, seguido de la marca, constituyen los factores decisorios de compra, mientras que el país de origen, método de elaboración o cualidades beneficiosas para la salud juegan un papel apenas relevante, según un estudio de ICEX España Exportación e Inversiones.

Este informe detalla que los aceites vegetales, usados fundamentalmente para freír, son la principal competencia del aceite de oliva debido a su precio más económico y presencia más tradicional en la dieta local.

Respecto a la oferta, el consumo nacional de aceite de oliva es satisfecho en su totalidad por importaciones (no existe producción local) cuya evolución durante los últimos cinco años ha sido positiva, a pesar de una caída coyuntural en 2014. El crecimiento experimentado entre 2013 y 2017 ha sido del (9,2%) en volumen comercializado y del (6,5%) en valor. España e Italia son los principales países suministradores, con unas cuotas de mercado en valor de importaciones del (68%) y (23%), respectivamente.

En el caso del aceite de oliva virgen, España lidera el mercado (57%), seguido de Italia (34%); y su importación aumentó un 8,5% en valor y un 8,7% en volumen entre 2013 y 2017.

En Costa Rica, los canales de distribución son cortos, concentrándose las ventas de aceite de oliva en supermercados/hipermercados/cash&carry (34%) liderados por las cadenas Automercado y WalMart, así como pequeñas tiendas de conveniencia (30%).

Según ICEX, en la actualidad el mercado costarricense de aceite de oliva experimenta una cierta saturación de producto y marcas. Sin embargo, la expansión prevista por las grandes cadenas de distribución en los núcleos turísticos del país, bajo sus diferentes formatos ofrece algunas oportunidades de entrada en el mercado.

La proyección de crecimiento del PIB para Costa Rica es del 3,8% de media para 2019-2023, mientras que la del consumo de aceite de oliva sería del 28,3% en valor para el período 2017-2022, muy por encima de los aceites vegetales de la categoría (aceites de palma, girasol o maíz).

A su juicio, el aceite de oliva continuará beneficiándose de una mayor penetración en los consumidores de renta media debido a cambios en el comportamiento, en concreto a la creciente adopción de hábitos alimenticios saludables.