www.mercacei.com
El aceite de oliva, cada vez más asentado en la dieta japonesa

El aceite de oliva, cada vez más asentado en la dieta japonesa

miércoles 16 de diciembre de 2020, 11:57h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

A pesar de que el aceite de oliva todavía está considerado en Japón como un ingrediente especial, este país está ampliando sus hábitos de consumo. La proliferación de restaurantes occidentales, especialmente italianos y españoles, y su diversificación hacia segmentos de poder adquisitivo medio han facilitado la familiarización de la sociedad japonesa, y especialmente las nuevas generaciones, con la dieta europea y mediterránea, según un estudio de ICEX España Exportación e Inversiones.

El consumidor japonés es proclive al uso de nuevos productos y a las nuevas modas culinarias, especialmente de alimentos extranjeros, por lo que una correcta promoción del aceite en este mercado puede permitir continuar esta tendencia.

La evolución del consumo de aceite de oliva en Japón es especialmente favorable entre japoneses de mediana edad, residentes en Tokio o en grandes ciudades japonesas. Entre las jóvenes japonesas también están teniendo un éxito cada vez mayor los productos para el cuidado de la piel y el cabello en cuya elaboración se utiliza aceite de oliva.

Por el lado del consumo en hogares, el aceite de oliva se utiliza principalmente para preparar platos típicos de la cocina mediterránea y, sobre todo, platos occidentales cuya base es el pescado cocinado (es decir, excluyendo los platos de tipo sushi o sashimi).

Por lo que respecta a su utilización más común, tanto en la elaboración de pastas como en el aliño de ensaladas, pese a su cada vez mayor popularidad el aceite de oliva cuenta con numerosos productos envasados que incluyen todos los ingredientes necesarios con los que aderezar ensaladas y productos precocinados. Todavía no es habitual su uso para freír o para cocinar, ya que existen aceites para este fin con un precio más reducido.

Según remarca ICEX, el aceite de oliva se está comenzando a utilizar en la preparación de platos típicos de la cocina japonesa como la tempura, sin embargo, su uso en recetas japonesas sigue siendo minoritario: un 25% de los japoneses identifican su preparación de solo recetas japonesas como uno de los motivos por los que no consumen aceite de oliva.

El estudio subraya que el mercado del aceite de oliva en Japón es muy importante para las empresas españolas del sector. Al no existir apenas producción nacional, la dependencia de las importaciones es casi del 100%. En los últimos cinco años las importaciones han aumentado un 22%. Japón importó 72.844 toneladas de aceite de oliva, por valor de 35.331 millones de yenes en 2019 (289,5 millones de euros), lo que lo sitúa como el octavo mayor importador de aceite de oliva a nivel mundial.

Italia había sido hasta el año 2014 el principal proveedor del mercado del aceite de oliva japonés. Sin embargo, es en este año en el que la situación cambia, y España pasa a ocupar la posición de liderazgo con una cuota de mercado del 48,5% frente al 43,3% de Italia en términos de volumen. Desde este momento, España pasa a ocupar la primera posición en el mercado del aceite de oliva japonés, tanto en términos de volumen como en términos de valor.

España finalizó el ejercicio 2019 con un total de 46.645 toneladas y 19.312 millones de yenes exportados a Japón (158,3 millones de euros), frente a las 22.066 toneladas y 13.860 millones de yenes (113,6 millones de euros) alcanzados por los aceites italianos. Esto supone un porcentaje del 64% del volumen total y 55,7% en términos de valor, frente al 30,3% y 39,2% de Italia, respectivamente.

Si bien entre España e Italia suman el 94,3% del total exportado de aceite de oliva a Japón, cabe destacar la presencia de otros competidores como Grecia, Turquía, Australia y Chile. Entre ellos sobresale Turquía, que se sitúa por detrás de Italia con un 4,4% del total en términos de volumen.

Teniendo en cuenta las características del sector tanto en España como en Japón, parece posible, según este organismo, continuar mejorando la posición de los aceites españoles dentro de este mercado y continuar con la tendencia de crecimiento de los últimos años.

Así, destaca que los aceites españoles son muy competitivos al poseer objetivamente una calidad excelente, en ciertos casos mejores que los italianos y con un precio que, por lo general, resulta más competitivo que el de los productores italianos.

También subraya que el consumo de aceite de oliva per cápita en Japón es todavía muy inferior al de otros países donde tampoco forma parte de la dieta tradicional. Se trata de un mercado en crecimiento desde hace varios años, acompañado por la progresiva popularización de la dieta mediterránea en el país.

ICEX asegura que las empresas españolas están en 2019 mucho mejor posicionadas en el mercado internacional, con lo que pueden asegurarse tener el tamaño adecuado para abordar con mejores garantías de éxito la penetración en el mercado japonés, con un mayor control de la relación comercial y la posibilidad de competir en igualdad de condiciones con las empresas italianas.

Entre otras recomendaciones, sugiere hacer un esfuerzo por adaptar los envases a los hábitos de consumo japoneses. Los formatos actualmente más reclamados son los de 200 y 600 ml.