www.mercacei.com
El chef Seamus Mullen asegura que el consumidor americano es cada día más consciente del papel que juega el aceite de oliva en la Dieta Mediterranea

El chef Seamus Mullen asegura que el consumidor americano es cada día más consciente del papel que juega el aceite de oliva en la Dieta Mediterranea

miércoles 30 de octubre de 2019, 12:25h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El chef neoyorquino Seamus Mullen asegura que el consumidor americano es cada día más consciente de las bondades saludables de la Dieta Mediterránea y del papel que juega el aceite de oliva en este patrón alimentario.

No obstante, Mullen, embajador de la campaña Olive Oil World Tour en Estados Unidos, asegura que los americanos siguen desconfiando de las grasas, por lo que “es importante que sepan que no todas son iguales”. “Históricamente los aceites que consumíamos en Estados Unidos eran aceites neutros, sin sabor. Lo maravilloso del aceite de oliva es que no solamente sabe exquisito sino también es súper saludable. Tiene la virtud de potenciar los sabores de los alimentos, sea una verdura, un pescado o un postre”, explica.

Y es que, según el cocinero norteamericano que alcanzó gran popularidad en 2006 con Boquería, uno de los primeros restaurantes españoles de Nueva York, la salud es como una buena receta que requiere de varios ingredientes de la mayor calidad y, en su opinión, el aceite de oliva es un ingrediente principal en esta receta de salud.

“No podemos reducir las lecciones de la dieta mediterránea a un solo elemento, ya que el ritmo de vida, el manejo del estrés, la importancia de comunidad y socialización forman una parte muy importante de esa forma de comer. Obviamente, la comida es la base fundamental y el producto que le sirve de base es el aceite de oliva”, señala en una entrevista realizada por la Interprofesional del Aceite de Oliva Español.

A su juicio, para contar con un plato realmente equilibrado, se debe partir de verduras como el brócoli, coliflor, acelgas, etcetera y también una cantidad sensible de proteínas animales naturales, ya sea pescado salvaje o huevos del corral o carne. “Un plato que puede servir de ejemplo perfecto, es un sencillo puré de aguacate con ajo, anchoas, aceite de oliva y limón, servido con unas verduras crudas como la coliflor y el rábano”, precisa.

Mullen conoció el aceite de oliva viviendo y trabajando en España y reconoce incorporarlo en toda su cocina. “Muy raro es el plato que yo cocine y no lleve como mínimo un aliño de aceite de oliva”, resalta.