www.mercacei.com
El precio del aceite de oliva italiano ha descendido un 39% en los cinco primeros meses de 2020

El precio del aceite de oliva italiano ha descendido un 39% en los cinco primeros meses de 2020

jueves 18 de junio de 2020, 12:20h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El precio del aceite de oliva en origen en Italia se ha reducido un 39% en los cinco primeros meses de 2020, si bien en mayo, gracias a la demanda de la industria, los precios del aceite de oliva virgen extra subieron hasta alcanzar una media de 3,36 euros/kilo en comparación con los 3,26 euros/kilo de abril (+4%), según un informe del Instituto de Servicio para el Mercado Agrícola Alimentario (Ismea).

Este organismo señala que los movimientos más significativos se registraron principalmente en el norte de Puglia, mientras que ha caído el precio del aceite de oliva refinado. En este sentido, según los datos de Olio Officina Magazine, publicados en Mercacei Semanal, a finales de febrero el precio del aceite de oliva refinado en origen en el norte de Puglia y Calabria se situó a 1,90 euros/t. frente a los 1,75 euros/t. a los que cotiza esta semana. En cuanto al precio del aceite de oliva refinado en origen en el sur de Puglia, a finales de febrero se fijó a 1,70 euros/t., mientras que esta semana ha cotizado a 1,50-1,55 euros/t.

El Ismea asegura en su informe que aunque todavía es muy prematuro hacer pronósticos sobre la próxima campaña, “miramos con interés cuáles podrían ser los escenarios de producción”. Así, precisa que en España se espera un año muy bueno que, junto con las existencias, podría conducir a un volumen de más de dos millones de toneladas. Para Grecia y Túnez prevé una “descarga fisiológica”, así como en Italia, donde la producción debería aumentar en el centro-norte sin compensar la reducción en el sur después de esta "abundante" campaña.

Por otro lado, este organismo explica que en los últimos tres meses, caracterizados por la crisis sanitaria, ha destacado un mercado poco activo en el segmento nacional del aceite de oliva. El volumen del comercio se redujo sustancialmente con precios estables tras el suministro realizado por los envasadores en los meses más cercanos a la molturación de la aceituna.

Así, la industria pudo satisfacer el aumento de la demanda del comercio minorista a gran escala, que desde el comienzo del año ha registrado un incremento del 6% en términos de valor y del 9% en volumen en comparación con el mismo período del año anterior, mientras que en los meses de la crisis (marzo-mayo) también alcanzó picos de +18%.

A su vez, el Ismea indica que, a grandes rasgos, la mayor demanda para el consumo doméstico, unida a una exportación bastante dinámica, ha provocado efectos en las ventas de los industriales que mitigan las pérdidas del cierre del canal Horeca, pero si solo se analizan las empresas especializadas en la venta a este canal, el daño económico es importante.

También ha apuntado que el efecto del COVID-19 en el turismo ha afectado en muchos casos a las pequeñas empresas de producción en términos de volúmenes, pero de gran valor para el paisaje donde se encuentran, por lo que esperan la reapertura y el retorno del turismo gastronómico y enológico.