www.mercacei.com
España se afianza como principal proveedor de aceite de oliva a República Checa

España se afianza como principal proveedor de aceite de oliva a República Checa

martes 01 de septiembre de 2020, 11:29h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Desde 2017 España se ha afianzado como principal país proveedor de aceite de oliva a República Checa, aportando entre el 50 y el 55% del volumen total de este producto en el mercado. Le siguen Italia, con una cuota del 25%, y Grecia, con el 15%. Entre los tres abarcan el 95% de la oferta de aceite de oliva en el país (5.356 toneladas), según un estudio de ICEX España Exportación e Inversiones.

El cultivo de olivos en la República Checa con fines comerciales es inexistente debido a las condiciones climáticas, por lo que la oferta proviene por completo de la importación.

El mercado checo del aceite de oliva se encuentra cubierto por compañías dedicadas a la producción de aceites y otros productos relacionados, como aceitunas. También se encuentran en el mercado marcas blancas de cadenas de supermercados, que las comercializan tras importar el producto. Como resultado, según ICEX, el mercado es muy competitivo y está atomizado. Están presentes diversas marcas, que a menudo usan distintivos en el envase para evidenciar el origen del producto.

La demanda de aceite de oliva se enfrenta con productos sustitutivos como el aceite de girasol, el aceite de colza, la mantequilla y la margarina, o la grasa de cerdo (producto muy típico en el país).

Los precios de estos productos son más bajos que los del aceite de oliva, y destaca la demanda de aceite de girasol, que proviene, principalmente, de la importación.

El formato más consumido de aceite de oliva es el embotellado en 750 ml., sin aromas y los principales puntos de venta de aceite al consumidor final son los supermercados, hipermercados, y minoristas locales pertenecientes a multinacionales.

La imagen de las marcas españolas es similar a la de los productos italianos. El aceite de oliva es un producto de calidad que, tradicionalmente, se importa al país desde el área mediterránea, y las empresas comercializadoras del producto destacan dicho origen que, para el consumidor, supone una garantía de calidad.

La perspectiva del mercado del aceite de oliva es de crecimiento, sostenido durante los últimos años, a un ritmo suave pero estable. Además, las nuevas tendencias de consumo de alimentos saludables y de calidad, incitan a mantener la perspectiva creciente en la demanda de aceite de oliva.

También se deberán tener en cuenta durante los próximos años los canales de venta on line, aunque por el momento tienen un peso residual. Además, las tiendas gourmet o especializadas

han ganado presencia en la República Checa, para cubrir nichos de mercado de productos de alta calidad, donde el aceite de oliva destaca por su alta valoración por parte de los consumidores.

Por último, cabe destacar que numerosas cadenas de supermercados han puesto a la venta el producto bajo marca blanca, como respuesta al aumento de la importancia del aceite de oliva. Esto, sumado a que las principales superficies donde se vende aceite de oliva son estas mismas cadenas de supermercados, ofrece una oportunidad en el mercado checo.