www.mercacei.com

BERD

Tres expertos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) analizan en este artículo la situación actual del sector oleícola de Túnez, los retos y dificultades a los que se enfrenta y que se han visto agudizados por la crisis sanitaria del COVID-19 y los logros conseguidos en el proyecto que, junto con el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), tiene en marcha para mejorar la competitividad y aumentar el reconocimiento del aceite de oliva tunecino.

Un mayor grado de adherencia a la Dieta Mediterránea se asocia con una mejor calidad de vida en los pacientes con diabetes tipo 1. Así lo demuestra un estudio multicéntrico publicado en Nutrients e impulsado por el grupo del CIBERDEM del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) tienen en marcha un proyecto cuyo principal objetivo es apoyar el desarrollo de la cadena de valor para mejorar la competitividad y aumentar el reconocimiento del aceite de oliva tunecino.

En una conferencia de alto nivel, celebrada ayer en la capital tunecina, se puso de manifiesto que con la mejora de la calidad, la eficiencia y la competitividad a través de la tecnología e innovación se podrá conseguir que el sector oleícola de Túnez se eleve a un nivel superior.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) están desarrollando un programa de asistencia estratégica para impulsar el sector del aceite de oliva en Túnez, uno de sus principales productos agrícolas y, como tal, estratégico para el país africano. En una entrevista con Mercacei, Lisa Paglietti, economista del Servicio de África del Centro de Inversiones de la FAO, nos desvela los objetivos del proyecto que lidera, así como las estrategias de futuro del sector oleícola tunecino.

  • 1

El Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) está ayudando a desarrollar el sector del aceite de oliva en Marruecos con un préstamo de 5 millones de euros concedido a las filiales de Al Dahra Holding en Marruecos, Al Dahra Morocco Factories (ADFAC) y Al Dahra Morocco (ADMO).

El estudio concluye que los productos alimentarios vinculados a su lugar de origen ofrecen beneficios a nivel económico y social para las áreas rurales y promueven el desarrollo sostenible. Los alimentos registrados con una etiqueta de Indicación Geográfica (IG) alcanzan un valor comercial anual de más de 50.000 millones de dólares a nivel mundial.

El evento, organizado por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), reunió a 80 actores de la industria oleícola de Túnez, Marruecos y Europa para discutir las últimas tendencias y avances en este sector.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (EBRD, por sus siglas en inglés), junto con el Ministerio de Agricultura, Recursos Hídricos y Pesca de Túnez, organizaron el pasado mes de marzo en el país africano un evento que contó con la presencia de más de 60 actores de la industria pública y privada tunecina para analizar cómo impulsar el sector oleícola.