www.mercacei.com
El AOVE en Nueva Zelanda, un producto al alza

El AOVE en Nueva Zelanda, un producto al alza

viernes 06 de julio de 2018, 11:42h

Si ya sabíamos que el consumo de aceite de oliva en Nueva Zelanda (como en otros muchos países) se ha puesto de moda gracias a la difusión de sus efectos saludables, la previsión de una buena campaña por parte de Olives New Zealand -la asociación que aúna a los productores- y el creciente esfuerzo propio de los olivicultores locales auguran un buen futuro para el aceite de oliva en el país oceánico.

El informe de Olive New Zeland apunta hacia un aumento significativo de la producción del denominado “nuevo aceite de oliva neozelandés”. De hecho, el objetivo de los programas que la entidad organiza apuntan hacia el crecimiento de la cuota de mercado del aceite de oliva producido en Nueva Zelanda. Lo hacen a través de las visitas "Focus Grove" y los "Field Days” -que este año celebraron su cuarta ronda-.

Con estas iniciativas tratan de identificar y difundir prácticas de gestión agrícola que permitan a la industria olivícola elevar constantemente la producción de la aceituna por hectárea y reducir también así los costos productivos. Esto permitirá al sector competir eficazmente con aceites de oliva importados para aumentar la cuota de mercado.

Y es que, tal y como informaba el estudio del ICEX "El mercado del aceite de oliva en Nueva Zelanda", el aceite de oliva es un producto que cada vez se consume más en Nueva Zelanda, debido a sus conocidas propiedades saludables, pero depende en gran medida de las importaciones de países como Italia y España para abastecer a la población. De momento, el ICEX estima que alberga una producción que tan sólo alcanza el 10% del consumo nacional. A pesar de esto, desde hace algunos años el producto local goza de mejor percepción y es considerado de calidad superior.

Olive New Zeland realizará una presentación completa sobre los proyectos que mantienen y los resultados de la presente campaña en la Conferencia Anual que se celebrará en octubre de 2018 en Masterton. Recientemente el Gobierno del país, a través del Fondo de Agricultura Sostenible también aprobó una extensión de 12 meses a su proyecto y, según la organización, esto es un revulsivo para sus iniciativas.

Bibliografía neozelandesa

Por otra parte, el libro “Aceite de Oliva, el estilo de Nueva de Zelanda”, de David Walshaw demuestra no solo esfuerzo invertido en tiempo y dinero a la olivicultura en el país, sino también que a muchos de ellos les mueve la pasión por el oro líquido.

La obra -recientemente publicada- refleja la historia personal de Walshaw, quien tras una exitosa carrera laboral en banca y finanzas, apostó por la olivicultura. Ni él ni su esposa Helen tenía experiencia previa, pero investigando y dejándose asesorar por otros productores, ahora viven el sueño.

google+

linkedin

Imprimir

Enviar