www.mercacei.com
El sector olivarero se movilizará el 30 de enero en Jaén por la crisis de bajos precios en origen

El sector olivarero se movilizará el 30 de enero en Jaén por la crisis de bajos precios en origen

lunes 20 de enero de 2020, 10:19h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El sector olivarero vuelve a salir a la calle. Los responsables de Asaja, COAG y UPA, así como de Cooperativas Agro-alimentarias y de Infaoliva, se reunieron el pasado 17 de enero en Jaén para planificar el segundo calendario de movilizaciones. La primera de ellas tendrá lugar el próximo 30 de enero y el objetivo es paralizar la provincia de Jaén echándose a las principales vías de comunicación e "intentando causar el menor perjuicio a los ciudadanos", según aseguraron.

La crisis de bajos precios en origen del aceite de oliva y la falta de medidas que permitan revertir esta situación, han provocado que las tres organizaciones agrarias, las cooperativas y los industriales vuelvan a convocar nuevas acciones de protesta. Por ello, el sector olivarero ha hecho un llamamiento a la masiva participación de las movilizaciones previstas para el día 30, porque “ahora más que nunca necesitamos el apoyo de toda la sociedad”, subrayaron.

Estas organizaciones recordaron que el precio del aceite comenzó a caer desde marzo del año 2018, tras una situación de lluvias inusuales y que, desde entonces, no ha remontado. Asimismo, precisaron que los márgenes de rentabilidad están muy comprometidos ya que, según diferentes informes de organismos nacionales e internacionales, por debajo de los 2,70 euros no es rentable el cultivo, especialmente el olivar tradicional, mayoritario en esta provincia.

Así, el sector olivarero quiere poner freno a esta tendencia a la baja de los precios del aceite de oliva y que las administraciones pongan en marcha los mecanismos legales que se encuentran a su alcance para conseguir una estabilidad en los mercados. Entre ellos, la actualización de los precios de desencadenamiento del almacenamiento privado (o la aplicación del supuesto de “graves perturbaciones del mercado”); la puesta en marcha de la extensión de norma a través de la Interprofesional del Aceite de Oliva, una eficaz medida de autorregulación que supondría una revolución al hacer obligatoria la retirada de aceite de oliva en campañas excedentarias a favor de campañas deficitarias; la lucha y prohibición de la venta a pérdidas; y la adecuación de la Ley de la Cadena Alimentaria.