www.mercacei.com
Consejos para agudizar tus sentidos como catador de aceite de oliva

Consejos para agudizar tus sentidos como catador de aceite de oliva

viernes 21 de febrero de 2020, 11:09h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

¿Te imaginas una vida sin sentidos? ¿Cómo sería tu vida sin aromas, sabores, vista, sonidos y abrazos? Nuestros sentidos existen para permitirnos observar y comprender el mundo que nos rodea, para protegernos de posibles amenazas y para que nuestra vida sea significativa y valiosa. Aquí 7+7 consejos para agudizar tus sentidos como catador de aceite de oliva.

Para algunas personas, como los catadores profesionales, los sentidos son sus herramientas para ejecutar sus tareas. Cuanto mejor funcionen, más precisos serán los resultados que brindan.

Aquí algunos consejos de bienestar que pueden ayudar a los catadores a agudizar sus sentidos más importantes: el olfato y el gusto.

Olfato

1. Practica el entrenamiento olfativo

La inhalación de olores fuertes todos los días puede atraer nuevos receptores en tu nariz, mejorando tu sentido del olfato con el tiempo. Elige varios olores fuertes (defectos del aceite de oliva, por ejemplo, o más agradables, como los aceites esenciales), pasa unos minutos cada día olfateando cada uno. Después de algunas semanas, tu nariz podrá captar estos olores más fácilmente. Practica con más olores cada mes.

  • Los aceites esenciales son herramientas muy útiles cuando se trata de entrenar el olfato. Elige 3 ó 4 aceites con olores que te gusten, como lavanda, pomelo, albahaca y rosa.
  • Puedes oler hierbas secas o especias que, por ejemplo, estén presentes en un aceite de oliva virgen extra como tomillo, romero, hinojo o nueces secas.
  • Pasea por el campo y descubre olores a hierba recién cortada, flores, hierbas frescas, hojas, tierra, etc.
  • Evita la fatiga del olfato oliendo rápidamente, en lugar de inhalar profundamente cada aroma.

2. Huele con los ojos cerrados

Inhalar con los ojos cerrados puede mejorar tu sentido del olfato porque puedes concentrarte en lo que huele sin tener muchos estímulos. Cierra los ojos y haz que alguien sostenga diferentes sustancias debajo de tu nariz, una a la vez. Analiza si puede identificar los olores.

  • Comienza rotando los olores que son bastante diferentes de frutas y verduras a bebidas espirituosas, especias y aceites esenciales.
  • A medida que mejoras en la distinción entre olores, comienza a trabajar con otros que son más complicados de diferenciar, como el limón, la lima y el pomelo o la fresa, la cereza y los arándanos.

3. Incrementa tu actividad física

Realizar un poco de ejercicio puede mejorar tu sentido del olfato. Comienza a caminar o correr durante la semana y cuando termines, presta atención a los olores a tu alrededor. Cuanto más oxígeno obtengas, mejor reaccionará tu cerebro a los estímulos y también la humedad adicional en tu nariz, que se acumula con el ejercicio, ayuda a agudizar tu capacidad olfativa.

4. Prevé el resfriado y trata tus alergias

Un seno nasal obstruido, ya sea causado por un resfriado o alergias, evitará que puedas oler correctamente. El resfriado desaparecerá, pero si tiendes a tener alergias durante todo el año, es posible que desees tomar medicamentos para liberar los senos nasales con el fin de oler correctamente nuevamente. Ten mucho cuidado con las gotas nasales, ya que algunos productos pueden ser muy fuertes y deshidratar los receptores olfativos de tu nariz. Toma suplementos naturales o alimentos que contengan estimulantes del sistema inmunológico como vitamina C, propóleos, cúrcuma, jengibre, pimientos rojos, té verde, ajo, arándanos, espinacas y kéfir.

5. Añade más zinc a tu dieta

Tener una deficiencia de zinc puede conducir a un sentido del olfato y sabor opacos. Toma suplementos o consume alimentos ricos en zinc, como cordero, ternera, huevos, ostras, cangrejo y langosta, almendras, semillas de calabaza, frijoles, avena, champiñones o arroz integral.

6. Comprueba tu medicación

Ciertos medicamentos pueden tener el efecto secundario de atenuar el sentido del olfato. Los medicamentos recetados para la presión arterial o algunos antibióticos pueden afectar a tu sentido del olfato. Si estás tomando un medicamento que tiene este efecto secundario, habla con tu médico para asegurarte de que estás recibiendo la dosis correcta.

7. Deja de fumar

Fumar cigarrillos elimina los receptores olfativos de tu nariz y gradualmente hace que tu sentido del olfato sea aburrido. Si puedes reducir o dejar de fumar, tu sentido del olfato mejorará enormemente.

Gusto

1. Limpia tu lengua

La limpieza de la lengua es una antigua práctica de desintoxicación Ayurveda que se ha utilizado durante más de 5.000 años. Cuando dormimos, nuestro sistema digestivo permanece despierto, eliminando toxinas de nuestro cuerpo depositándolas en la superficie de nuestra lengua. Si no eliminamos estas toxinas, el cuerpo las reabsorbe y pueden provocar dificultades respiratorias, problemas digestivos y un sistema inmunitario comprometido. Estas toxinas acumuladas son la capa blanca que recubre nuestra lengua. Si tu lengua es blanca, eso es señal de que hay un exceso de toxinas en tu tracto gastrointestinal y también tus papilas gustativas están cubiertas y no pueden transmitir las señales gustativas a tu cerebro correctamente. Esto es importante si eres un catador profesional que necesita que sus papilas gustativas funcionen de la mejor manera.

Para deshacerse de esta capa blanca en tu lengua, puedes usar una herramienta especial llamada raspador de lengua o una cuchara de mesa. Raspas la lengua de atrás hacia adelante con movimientos largos durante aproximadamente 10 veces hasta que todo el recubrimiento se haya ido. Posteriormente, te lavas los dientes como lo haces normalmente todos los días. Practicar la limpieza de lengua cada mañana mejorará gradualmente tu sentido del gusto. Si no puedes realizar esta práctica diariamente, al menos pruébala los días que tengas que participar en una sesión de cata.

2. Reduce la ingesta de sal y azúcar

Los alimentos que contienen estos dos ingredientes pueden alterar tu sentido del gusto. Enmascaran sabores delicados y hacen que sea más difícil probarlos. Cuando reduzcas por primera vez la sal y el azúcar, puedes sentir que tu comida carece de sabor, pero después de una o dos semanas comenzarás a notar los sabores complejos que te faltaban antes, ¡además de hacer un gran favor a tu cuerpo!

Intenta reducir la sal y el azúcar en todas tus recetas. No es necesario eliminar la sal por completo, ya que un poco de sal, en realidad, puede mejorar el sabor de los alimentos. Pero no la uses demasiado porque perderás muchos sabores delicados.

3. Come alimentos de verdad

Los alimentos procesados ​​a menudo contienen sal, azúcar, aditivos y conservantes, así como productos químicos e ingredientes artificiales que pueden alterar tu sentido del gusto. Si comes muchos alimentos con todos estos ingredientes, tus papilas gustativas gradualmente no podrán captar las sutilezas de los sabores naturales.

Productos como las patatas fritas, los dulces y los refrescos están diseñados para ser bombas de sabor que aprovechan el centro de placer de tu cerebro y estimulan los antojos. Intenta comer palomitas de maíz caseras con aceite de oliva virgen extra espolvoreado con un poco de sal natural o elabora una limonada casera o un zumo de frutas.

4. Añade variedad a tu dieta

Estimula tus papilas gustativas mezclando alimentos en tu dieta. Si tiendes a llevar una dieta suave, tu capacidad de degustación puede deteriorarse. Usa hierbas y especias que normalmente no utilizas. Elige alimentos con diferentes texturas y colores, para que cada comida sea un banquete de nuevos sabores para tu lengua.

5. Usa diferentes variedades de aceite de oliva

Si eres un catador profesional de aceite de oliva, sabes lo importante que es catar diferentes variedades de aceite de oliva para entrenar tus sentidos y descubrir las características únicas de cada uno. El aceite de oliva virgen extra es el mejor condimento para cada plato, además de ser la grasa más saludable del mundo. Cocinar con AOVE te hace más saludable y feliz. La satisfacción que se siente cuando catas los increíbles aromas y sabores del aceite de oliva virgen extra estimula la secreción de endorfinas, las hormonas de la alegría y la felicidad. El entrenamiento comienza en casa, ¡así que intenta combinar diferentes variedades de aceite de oliva con alimentos y lleva a tu paladar a un viaje gastronómico que puede comenzar desde tu cocina!

6. Sé consciente cuando cates

La atención plena significa que tenemos, en un momento dado, conocimiento consciente de nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestros sentidos físicos y del entorno que nos rodea. Literalmente significa tener la mente y los pies en el mismo lugar. Eso significa que cuando comes debes disfrutar de los alimentos concentrando tus sentidos en esa acción. Si comes y al mismo tiempo estás viendo la televisión, lees el periódico o hablas por teléfono, lo más seguro es que extrañes los aromas y sabores, así como la satisfacción o la información que pueden ofrecerte. Imagina catar aceite de oliva en un panel de cata o como juez en un concurso internacional y al mismo tiempo pensar en las facturas que tienes que pagar, en tu coche averiado o en la cita que tienes después. ¿Será preciso tu análisis sensorial?

7. No uses productos de tabaco

Los productos de tabaco afectan a tu sentido del gusto y del olfato. Fumar cigarrillos o masticar tabaco será perjudicial para tu capacidad de cata, no hay forma de evitarlo. Si deseas recuperar tus papilas gustativas, deja de fumar.

Anita Zachou, ingeniera agrícola, experta catadora de aceite de oliva, coach de bienestar holístico y fundadora de Mykonos Olive Oil Tasting.