www.mercacei.com
Las DOPs e IGPs de aceite de oliva necesitan un buen relato

Las DOPs e IGPs de aceite de oliva necesitan un buen relato

martes 29 de septiembre de 2020, 10:55h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

¿Cómo se comunica el vínculo entre los productos de calidad y las zonas geográficas donde se producen? ¿Qué temáticas se mencionan en las solicitudes oficiales de indicaciones geográficas y denominaciones de origen protegidas que consiguen una distinción en la Unión Europea? Un estudio sobre las DOPs realizado por el Grupo de Investigación en Comunicación Asterisc, de la Universitat Rovira i Virgili, indica que hay que poner especial atención en el relato sobre sociedad y cultura en estas peticiones a la UE. "Las indicaciones geográficas protegidas necesitan un buen relato", ha indicado el investigador Enric Castelló.

Castelló investigó la sección que las solicitudes a la UE para ser Denominación de Origen Protegida (PDO), Indicación Geográfica Protegida (PGI) o Especialidad Tradicional Garantizada (TSG) destinan al vínculo con la zona de producción. La investigación concluye que más de la mitad de las explicaciones están relacionadas con aspectos sociales y culturales. Estos relatos presentan temas que abarcan las tradiciones de elaboración, la comercialización y el consumo, la gastronomía, la educación, la lengua, el turismo, o también la literatura o los medios de comunicación. El análisis indica que la otra mitad del relato corresponde a aspectos sobre la naturaleza, el lugar y los espacios, y el tiempo y la historia.

La investigación, publicada en acceso abierto a la Spanish Journal of Agricultural Research, estudió 132 aplicaciones que obtuvieron con éxito alguna de las etiquetas mencionadas desde enero de 2016 hasta abril de 2019. Los productos incluyen carnes frescas, ahumadas y curadas, quesos, aceites, frutas y verduras, pescado, panes y pastelería, o mieles, entre otros. El análisis pone de relieve la importancia del relato sociocultural en las solicitudes registradas y ofrece claves que pueden ayudar a explicar mejor este relato a futuros consorcios que quieran acceder al esquema de calidad alimentaria de la UE.

Entre las recomendaciones que propone el artículo se menciona la proporcionalidad de las temáticas a exponer, así como la secuencia lógica y bien fundamentada. La investigación destaca el hecho de que el tipo de indicación (DOP, IGP y ETG) o de producto (según la tipología de la UE) tiene relación con el peso de historias y las temáticas desarrolladas. Por ejemplo, el relato sobre naturaleza toma una relevancia en las DOPs, y productos como aceites, vegetales o fruta ponen énfasis en los suelos, clima o aguas, mientras que los productos procesados ​​como las carnes, los quesos y la pastelería ponen atención a narrativas sobre la tradición, el conocimiento colectivo, o también la historia. Castelló ha notado cómo muchos productos atan sus orígenes a tiempos inmemoriales que se remontan a los griegos y los romanos en algunos casos.

Según indica el investigador, aunque los datos científicos tienen un peso ineludible, es necesario que el relato de las denominaciones de origen protegidas contemple la especificidad de la experiencia humana, así como evidencias del reconocimiento social y cultural. A menudo se citan medios de comunicación, tradiciones populares, e incluso elementos de la cultura popular, revistas especializadas.

El profesor destaca incluso alguna anécdota como una cita en el cómic de Astérix en la solicitud sobre los jamones franceses del Albernia, o el peso de los dulces como el melekouni en las bodas griegas. “Es necesario que el relato sobre los vínculos entre el producto y la región sea original, auténtico, único”, concluye.