www.mercacei.com
Edición 2015    25 de junio de 2022

Xylella fastidiosa

El pasado 14 de junio comenzaron las actividades para la identificación temprana y mapeo de olivos afectados por la Xylella fastidiosa en Puglia. En concreto, se están realizando al mismo tiempo sobrevuelos aéreos con dos aeronaves distintas, un dron y un espectrorradiómetro de campo.

LIFE Resilience, proyecto cofinanciado por el programa LIFE de la Unión Europea (UE), organizó el pasado 29 de marzo un seminario en la ciudad portuguesa de Elvas, donde informó a los agricultores de la zona acerca de las buenas prácticas que se están llevando a cabo desde el proyecto para la lucha contra la Xylella fastidiosa en cultivos de olivar y almendro.

La región de Puglia y el Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos Mediterráneos (Ciheam) organizaron ayer en las instalaciones de este organismo en Bari (Italia), en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un workshop en el que expertos internacionales abordaron la difusión de la Xylella fastidiosa, su impacto socioeconómico, las acciones y medidas adoptadas para prevenir o contrarrestar su entrada, y el establecimiento y difusión de la bacteria en la región mediterránea.

El Consorzio Olivicolo Italiano (Unaprol) ha valorado el lanzamiento del plan de acción 2022 de la región de Puglia para combatir la Xylella fastidiosa, ya que "detener esta bacteria con acciones eficaces permitirá proteger y salvaguardar un patrimonio nacional no sólo económico, sino también cultural, histórico y paisajístico".

Recientemente se ha publicado un estudio internacional en el que ha participado el Instituto de Protección Vegetal Sostenible del Consejo Nacional de Investigación de Italia (Cnr-Ipsp), que reporta evidencia "significativamente más sólida" que la conocida hasta ahora sobre el origen de la Xylella fastidiosa en la región italiana de Puglia, donde la bacteria se ha adaptado y ha destruido millones de olivos.

LIFE Resilience continúa con sus trabajos para el desarrollo de variedades de olivo que sean lo más tolerantes posible a la Xylella fastidiosa y a otros patógenos. Los socios de este proyecto han querido poner en común todo el conocimiento y compartir los métodos naturales de control de vectores que se están investigando. Muestreos de suelos, estudios sobre los enemigos naturales de esta bacteria o el uso de cubiertas vegetales son algunas de las prácticas sostenibles investigadas.

Los socios de Life Resilience en España se reunieron de forma on line el pasado 25 de enero para abordar los nuevos avances del proyecto. Durante la jornada, desde la Universidad de Córdoba (UCO) recordaron la puesta en marcha en 2017 y 2018 de dos fases de cruzamientos en el campo con un total de 1.000 genotipos en los que se incluyeron madres resistentes como las variedades leccino y Fs-17. A día de hoy, se han preseleccionado 18 genotipos por sus buenas características agronómicas (precocidad de entrada en producción, rendimiento graso, estabilidad del aceite) y alta probabilidad de resistencia a la Xylella fastidiosa, que se confirmará a nivel de campo en Puglia (Italia) durante los próximos meses.

El proyecto LIFE Resilience, cuyo principal objetivo es la prevención de la Xylella fastidiosa en explotaciones de alta densidad tanto de olivar como de almendro, cerró 2021 con importantes trabajos mediante el desarrollo de genotipos de plantas productivas y resistentes a patógenos, además de aplicar prácticas e innovaciones en métodos naturales de control de vectores para prevenir los efectos negativos de esta bacteria.

La Xylella fastidiosa, una de las bacterias más peligrosas para la agricultura moderna, es responsable de numerosas pérdidas económicas a nivel mundial. Para su control efectivo, la empresa española LAINCO ha logrado la patente de una solución natural.

La Conselleria de Agricultura de la Generalitat Valenciana ha puesto en marcha un plan de ayudas, por un importe de 500.000 euros, para la replantación de parcelas afectadas por la Xylella fastidiosa y cuyos cultivos hayan sido arrancados para evitar la propagación de la bacteria.

Como ya ocurre en puertos y aeropuertos contra el tráfico de drogas y armas, ha nacido el primer grupo de trabajo canino "anti Xylella" con perros especializados en la detección precoz de la bacteria a través del sentido del olfato con el fin de defender el medio ambiente, la economía y el empleo en el sector del aceite de oliva virgen extra Made in Italy. Este proyecto se ha puesto en marcha gracias a la colaboración entre el Ente Nazionale della Cinofilia Italiana (Enci), el Istituto per la Protezione Sostenibile delle Piante (CNR-IPSP), Unaprol y Coldiretti.

Un equipo de investigadores del grupo de investigación en Zoología Aplicada y de la Conservación (ZAP), el Laboratorio de Microbiología y el Servicio de Información Geográfica de la Universidad de las Illes Balears (UIB) ha identificado dos especies de insectos, Philaenus spumarius y Neophilaenus campestris, como los principales vectores en las islas de la bacteria Xylella fastidiosa, un patógeno que afecta a olivos, almendros y viñas, entre otros cultivos.

El Pleno del Consell ha aprobado la firma de un convenio entre la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana y la Universidad de Alicante para la ejecución en 2021 de la investigación e implementación de estrategias microbiológicas dirigidas a combatir el crecimiento de la Xylella fastidiosa en la Comunidad Valenciana.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, participó ayer en la XXXII cumbre hispano-lusa, que se celebró en la localidad cacereña de Trujillo, donde destacó la estrecha colaboración en las actuaciones que se llevan a cabo en materia de sanidad vegetal bajo el enfoque de "una sola salud". En concreto, en este encuentro se abordó la situación de la Xylella fastidiosa, entre otras amenazas presentes a ambos lados de la frontera.

Investigadores del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS), perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han demostrado la existencia de indicadores espectrales específicos que permiten diferenciar el estrés en árboles asociado a la Xylella fastidiosa frente a otras causas de estrés, como las derivadas de la falta de agua. El hallazgo, que ha sido publicado en la revista Nature Communications, es el resultado del empleo de técnicas de teledetección monitorizando zonas afectadas por esta enfermedad vegetal.