www.mercacei.com
La producción oleícola mundial de la próxima campaña sería la mayor conocida hasta la fecha

La producción oleícola mundial de la próxima campaña sería la mayor conocida hasta la fecha

martes 17 de julio de 2018, 12:49h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Un total de 3,4 millones de toneladas de aceite de oliva es la previsión de producción para la campaña 2018/19 que arroja el estudio realizado por Juan Vilar y Jorge Pereira con información recopilada a través de casi medio millar de contactos distribuidos por los 58 países productores de aceite de oliva. Las dos campañas de mayor rango hasta ahora, las de 2011/12 y 2017/18 -ambas con 3,3 millones de toneladas-, se verían superadas por la próxima en un 1%.

Según auguran los autores, "siempre que la climatología lo permita y con la prudencia que requieren las previsiones productivas agrícolas, la producción próxima de aceite de oliva sería la mayor registrada en el planeta".

Con respecto a la obtención del oro líquido, el informe prevé que un 56% provendrá de olivares tradicionales, los cuales suponen casi el 74% de la superficie mundial; el 36% será obtenido a partir del 21% de olivar intensivo existente; y el restante 8% procederá de olivares superintensivos, los cuales ya suponen el 4,8% de la superficie total de olivar del mundo.

Producción por países

Si bien es cierto que se produce aceite de oliva en 58 países -los cuales han sido todos analizados en este informe-, Vilar y Pereira destacan que tan solo 10 de ellos generarán el 93% del aceite de oliva mundial.

Por orden ascendente, Argentina -inmersa en un plan de impulsión del sector- crecerá un 3,45% llegando a las 45.000 toneladas; mientras que Siria -por razones políticas y climatológicas- cae hasta las 80.000 toneladas (-20%). Argelia, por su parte, manifiesta un crecimiento que coincide con la expansión del cultivo en dicho país, así como, por las abundantes lluvias de la primavera, pudiendo llegar hasta las 95.000 toneladas, (+19%); al tiempo que Portugal -uno de los países donde la expansión del cultivo está siendo de mayor grado, unido a una adecuada climatología- experimentaría un incremento de casi el 4%, llegando a las 140.000 toneladas. Asimismo, Marruecos -debido a su proyecto de expansión para la olivicultura, unido al buen clima acontecido para este cultivo en el país vecino- podría alcanzar las 155.000 toneladas, experimentando un crecimiento de casi el 11%.

Turquía, donde las lluvias no han sido tan copiosas y, además, se prevé un pequeño incremento en el destino de aceituna de almazara a conserva, la producción podría ser de 200.000 toneladas, suponiendo una caída del 24%; mientras que Túnez -tras una cosecha record y una climatología adversa- verá mermada su producción hasta las 230.000 toneladas, lo que se corresponde con un receso de casi el 18 % con respecto a la campaña pasada. Sobre Grecia, el informe destaca que aunque las precipitaciones han sido racionales, se producirá una recesión en la producción, pues la campaña pasada fue bastante elevada, pudiendo llegar a producir en el orden de 305.000 toneladas, (-11%).

Para concluir, los autores ponen el foco en Italia, donde algunas áreas han sido afectadas por fríos severos, aunque la climatología no ha sido adversa en lo referente a las precipitaciones, por lo que podría llegar a las 310.000 toneladas (-28%).

Finalmente, en lo referente a Españala, los autores destacan que la climatología ha sido adecuada, con una campaña pasada no especialmente elevada, y además una pequeña parte de aceituna de mesa posiblemente destinada a molino, pudiendo obtener una producción aproximada de 1,6 millones de toneladas, lo que supondría un incremento del 28%.

Consumo y precios

En cuanto al consumo, por un lado, los grandes productores o mercados maduros (España, Italia, Grecia, etc.) decrecen en consumo tanto estructural como coyuntural (factor precio fundamentalmente) y, por otro lado, los países no productores (liderados por Canadá, Alemania, Rusia y Reino Unido) siguen su crecimiento gradual que, conjuntamente con el resto de países productores, neutralizan la caída de demanda en los mercados maduros, arrojando un balance neto de crecimiento del 6,4%, de media de década.

Con respecto a los precios, de acuerdo con la actual tendencia de ligera caída de cotizaciones, y dado que la próxima campaña solo representaría un crecimiento del 1% con respecto a la anterior, el estudio estima que el consumo de corto plazo, tanto en mercados maduros como no maduros, se expandirá a partir de un precio de equilibrio, (siempre y cuando el resto de magnitudes y circunstancias se mantengan) de forma gradual absorbiendo la producción integra.