www.mercacei.com
Una nueva cosechadora para mejorar la rentabilidad del olivar tradicional

Una nueva cosechadora para mejorar la rentabilidad del olivar tradicional

martes 04 de septiembre de 2018, 11:38h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

El grupo de investigación “Mecanización y Tecnología Rural” de la Universidad de Córdoba (UCO) ha diseñado una cosechadora que logra abaratar el coste de la recogida de la aceituna en el olivar tradicional, un cultivo que representa el 70% del olivar andaluz. Los productores podrán contar con una máquina que derriba, recoge y deja en sacos las aceitunas, simplificando el proceso y reduciendo inversión en personal y tiempo.

El grupo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes (Etsiam) de la UCO formado por Jesús A. Gil Ribes, Rafael Sola Guirado, Sergio Castro García y Francisco J. Castillo Ruiz, ha diseñado una cosechadora para el olivar tradicional de varios pies y grandes copas que permite a los productores que trabajan el olivar tradicional continuar participando en un mercado cada vez más competitivo.

La investigación llevada a cabo durante la última década se ha centrado en encontrar una máquina que, mediante la vibración del follaje con sacudidores de copa, deposite las aceitunas sobre unas superficies de recepción y que, con cintas transportadoras y sistemas de despalillado, dé como resultado un producto limpio que queda envasado en sacos y listo para ser transportado a la almazara.

Para llegar a un resultado final que podría ser comercializado en pocos años, los investigadores han diseñado dos prototipos: uno mediante la adaptación de una máquina con esta misma filosofía usada para cosechar cítricos; y otro diseñado desde cero en Córdoba. Este segundo prototipo está compuesto por cuatro tambores con aspas que se mueven en un eje lineal para sacudir las ramas. Cada uno de esos tambores se adapta a la forma de la copa, ejerciendo más o menos presión para derribar con mayor precisión y sin hacer daño al árbol, gracias a la inclusión de cuatro sensores de presión que controlan su aproximación al olivo. Esta máquina incluye también un sistema de seguimiento remoto de la máquina y de pesado de la aceituna, para dar al agricultor un monitorizado de su cosecha.

También para olivar intensivo

A pesar de que este avance está pensado para dar nuevas oportunidades a los productores de olivar tradicional, que conseguirían una mayor rentabilidad, su aplicación en olivar intensivo también presentaría muchas ventajas. En este tipo de olivar intensivo, que alberga hasta 300 olivos por hectárea con marcos de 7x5 metros, se podría duplicar la densidad reduciendo la distancia entre olivos a 2,5 metros y creando unos grandes setos lineales sobre los que la nueva cosechadora podría trabajar de forma lineal entre las calles, en lugar de hacerlo en modo circular.

En la búsqueda de asegurar la sostenibilidad del olivar andaluz, esta y otras adaptaciones podrán ser estudiadas dentro de la línea 11 del nuevo convenio de Innolivar donde, además, se aplicarán estos avances a la aceituna de mesa, un sector que padece aún más problemas que la aceituna empleada para obtener aceite.