www.mercacei.com
Noviembre, el mes del AOVE

Noviembre, el mes del AOVE

miércoles 25 de noviembre de 2020, 12:41h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

Son varios los días durante el mes de noviembre en los que se llevan a cabo celebraciones dedicadas al olivo y al AOVE, por lo que la Asociación Italiana de la Industria Oleícola (Assitol) propone construir una nueva cultura del aceite de oliva virgen extra que promueva su consumo y también lo potencie en la lucha contra el cambio climático.

La organización ha recordado que para el mundo oleícola son varios los aniversarios importantes en el mes de noviembre: el 13 de noviembre de 1960, con la Ley 1404, nació oficialmente la categoría de aceite de oliva virgen extra; el 16 de noviembre, la Dieta Mediterránea, de la que el zumo de aceituna es uno de sus pilares, se conmemora su reconocimiento por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad; y el 26 de noviembre se celebra el Día Mundial del Olivo con el objetivo de destacar la importancia histórica y cultural del árbol milenario y su cultivo.

“Noviembre es el mes por excelencia del aceite de oliva, por ello nos proponemos dedicarlo, aunque sea de forma ideal, a este preciado alimento y a la cultura que le concierne. Y para celebrar este momento, en un período muy complicado, parece justo invitar a toda la cadena a reflexionar sobre su futuro”, ha resaltado Anna Cane, presidenta del grupo de aceite de oliva de Assitol.

Para la asociación, el aceite de oliva necesita un nuevo comienzo. Así, según ha señalado, las propiedades nutricionales de este producto son reconocidas por decenas de investigaciones científicas, así como sus beneficios para la salud; y los consumidores de todo el mundo, no solo en Italia, adoran su sabor. Sin embargo, solo el 4% del consumo de grasas alimentarias en el mundo se refiere al aceite de oliva. “Una señal de que queda mucho por hacer para promover el conocimiento de este alimento; incluso los italianos decimos que es bueno, pero nos hemos olvidado los motivos”, ha considerado.

Además, la Dieta Mediterránea, que considera el aceite como uno de sus elementos constituyentes, es seguida en Italia por menos de la mitad de la población. Es por ello que, según Assitol, la era post-COVID podría ser una oportunidad para construir una nueva cultura del aceite de oliva, capaz de vincular el conocimiento de la ciencia con la tradición e historia de este alimento, y de relanzar su consumo.

En este sentido, Assitol apoya la propuesta de una Oficina dedicada a la Dieta Mediterránea en el Ministerio de Políticas Agrarias, Agroalimentarias y Forestales de Italia. “Agradecemos la iniciativa de la ministra Bellanova y esperamos poder colaborar con las instituciones, fomentando la vuelta a este modelo alimentario”, ha asegurado, Cane, al tiempo que espera la definición de un gran plan de educación alimentaria, en el que se otorgue un amplio espacio a la degustación de diferentes aceites.

Finalmente, la entidad ha subrayado que, según diversos estudios agronómicos, el olivo actúa como freno a la erosión del suelo y absorbe una media de 2 kg. de CO2 por día, por lo que “el cultivo del olivo y la producción de aceite de oliva son fundamentales para contener los gases que provocan el calentamiento global”.