www.mercacei.com
El aceite de oliva, un producto saludable y exclusivo para el consumidor de Hong Kong

El aceite de oliva, un producto saludable y exclusivo para el consumidor de Hong Kong

jueves 28 de enero de 2021, 10:58h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

En 2019 el aceite de oliva representó el 10% del volumen total de ventas de aceites y grasas, con un precio relativo mucho mayor que el del resto. Además, la preocupación por la salud de los hongkoneses está beneficiando el consumo de este producto de forma significativa, lo que ha propiciado el crecimiento de sus ventas. En concreto, el aceite de oliva es percibido como un producto saludable y más exclusivo que el resto de aceites para cocinar.

Así se desprende de un estudio de ICEX España Exportación e Inversiones, que detalla que los cuatro grandes grupos de consumidores que compran aceite de oliva son los expatriados, los chinos educados en ultramar, los chinos de clase media y alta concienciados por la salud y los turistas occidentales a través del canal Horeca.

En cuanto al tamaño del mercado, en 2019 el consumo aparente de aceite de oliva en Hong Kong, tanto virgen como refinado, alcanzó un valor de 6 millones de euros, lo que representa una reducción del 9% respecto al año anterior. Si bien Hong Kong es un gran centro re-exportador, en el caso concreto del aceite de oliva se consume alrededor del 90% de lo que se importa, tanto de aceite de oliva virgen como refinado. Por otro lado, el volumen consumido tanto de aceite de oliva refinado como virgen extra ha sido irregular, fluctuando año a año tanto en sus importaciones como en las reexportaciones.

Italia y España son los principales proveedores de aceite de oliva virgen en Hong Kong, agrupando entre ambos más del 84% del mercado por valor. En 2019, Italia ha exportado el 57% (cerca de 4 millones de euros) del aceite de oliva virgen y España el 17% (cerca de 1,2 millones de euros). Otros competidores como Grecia, Reino Unido o Portugal quedan muy lejos de las cifras alcanzadas por España e Italia.

En cuanto a la percepción del producto español, en general, el aceite de oliva español goza de una imagen de calidad en el mercado hongkonés. Sin embargo, todavía está en un segundo plano respecto al aceite de oliva italiano, que suele ocupar los lineales centrales en los supermercados y suele ofrecer mayor variedad, marcas y tamaño de los envases. El producto español, según este estudio, se posiciona como una alternativa de calidad, a precios más competitivos.

Asimismo, los precios del aceite de oliva varían mucho en función de la marca, el origen y el punto de venta en cuestión. En este informe se ha incluido un store check de precios observados en grandes cadenas de supermercados, que suelen aplicar un margen considerable que en algunas ocasiones llega a ser del 100%. El poder de negociación de las grandes cadenas de supermercados en Hong Kong es muy elevado y suelen exigir cuotas de introducción de productos muy elevadas.

Hong Kong es un puerto franco y por ello las barreras de entrada que presenta son prácticamente inexistentes. Además de las exigencias de etiquetado, comunes a todo producto agroalimentario, y las licencias de importación (cuya responsabilidad es exclusiva del importador, y es un simple trámite), no existen normas reguladoras de la cantidad de mercancía a importar o las condiciones de la misma.

El estudio también destaca el enorme crecimiento del canal on line o e-commerce, ya que durante el año 2020, y debido principalmente a la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, ha experimentado un aumento de las compras del 100% con respecto al año 2019, según los datos de HKTDC. En Hong Kong, la principal plataforma e-commerce es HKTVmall donde se pueden comprar productos como el aceite de oliva y otros tipos.

En referencia a las oportunidades del sector, la creciente concienciación de los consumidores de Hong Kong por la salud representa una importante oportunidad para el aceite de oliva español, que goza de una imagen de producto saludable, ofreciendo mejores precios en un mercado saturado por productos italianos, más caros.

Por otro lado, aprovechando la imagen de producto exclusivo, la introducción de aceites de oliva condimentados, orgánicos o enriquecidos, puede representar, según el estudio, una buena oportunidad en un mercado que cada vez acoge más productos y costumbres occidentales.