www.mercacei.com
Una app para controlar y vigilar los vectores que pueden transmitir la Xylella fastidiosa

Una app para controlar y vigilar los vectores que pueden transmitir la Xylella fastidiosa

lunes 22 de marzo de 2021, 11:23h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía dispone de una app para la vigilancia de la Xylella fastidiosa. Si bien esta enfermedad -que afecta especialmente a los cultivos leñosos como el olivo o la vid- está en la actualidad erradicada en la Comunidad andaluza, la posible existencia de los vectores que pueden propagarla ha llevado a la Administración regional a implementar nuevas herramientas para evitar su presencia en las explotaciones.

Se trata de una app de la Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía (RAIF) que ha habilitado el módulo “Avisos y vigilancia de la Xylella fastidiosa”, que permite la recogida de datos y el envío de información orientada a la detección de la presencia de ninfas de determinadas especies de insectos vectores con capacidad para transmitir la enfermedad.

Esta aplicación puede ser usada por técnicos, agricultores y por la ciudadanía en general, permitiendo la comunicación a las autoridades fitosanitarias de Andalucía sobre cualquier síntoma de sospecha de la enfermedad o presencia de vectores que pudiesen transmitirla.

De esta forma, agricultores y técnicos podrán avisar, a través de esta aplicación móvil, de cualquier consulta o sospecha de Xylella fastidiosa que detecten en sus explotaciones, empleando la geolocalización de su teléfono móvil con la posibilidad de adjuntar fotos y que se analicen las plantas sospechosas de manera inmediata.

Al mismo tiempo se consigue conocer la distribución de las poblaciones de insectos vectores, lo cual permite identificar zonas con mayor probabilidad de dispersión de la bacteria en caso de producirse un brote, con el objeto de intensificar las labores de prospección en las mismas.

La Consejería ha recordado que la Xylella fastidiosa es una bacteria con un enorme potencial patógeno que afecta a un gran número de plantas huéspedes y que puede producir graves daños en cultivos de gran importancia económica en Andalucía (olivo, cítricos, vid, almendro y otros frutales de hueso), así como en numerosas especies ornamentales o forestales.

La bacteria se instala en el xylema de las plantas, si bien solo algunas especies de insectos que se alimentan del mismo han demostrado capacidad para adquirir y transmitir la bacteria a otra planta de forma eficiente.

Los insectos philaenus spumarius y neophilaenus campestris son las principales especies que tienen la capacidad de trasmitir la bacteria al alimentarse de plantas afectadas, propiciando la dispersión de la enfermedad. No obstante, la presencia de estas especies es reducida en los ecosistemas agrarios con un manejo convencional, y por contra resulta más frecuente en zonas con sistemas de cultivo con una menor intervención humana.

En la actualidad no hay ningún método que permita curar la enfermedad de forma eficaz en una planta afectada pero sí una estrategia para su control que pasa por evitar su introducción (control en frontera u otros lugares de riesgo como centrales mayoristas, por ejemplo). En caso de presencia resulta determinante evitar la dispersión mediante el control de las poblaciones de vectores dentro del sistema integrado de plagas del olivar.

Ayudas en la Comunidad Valenciana

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Comunidad Valenciana ha aprobado las primeras ayudas para la replantación de parcelas afectadas por la Xylella fastidiosa, cuyos cultivos se hayan destruido en cumplimiento de las medidas de control y erradicación establecidas por la Unión Europea para frenar la expansión de la plaga.

El porcentaje de las ayudas podrá alcanzar el 100% de la inversión subvencionable solicitada que va desde los 450 hasta los 6.000 euros por hectárea en función del concepto. En este sentido, la ayuda no solo cubre la plantación, sino que se extiende también a las labores preparatorias del terreno, las infraestructuras de riego, las estructuras de soporte o los sistemas de protección frente a inclemencias meteorológicas como el granizo.

Las especies vegetales autorizadas para la plantación comprenden el olivo, así como toda especie vegetal no sensible a la Xylella. El visto bueno a la replantación de especies resistentes a la bacteria fue una de las novedades que trajo consigo el cambio de la normativa europea. Una demanda que, tras acordarse, permitió recortar a la mitad el área tampón y el radio de erradicación salvando así más de 200.000 almendros.

La apertura de una nueva fase viene avalada, además, por los avances "esperanzadores" de la investigación que trabaja sobre una posible solución a la enfermedad. Un proyecto encabezado por el investigador de la Universidad de Alicante, Francis Mójica, que en sus informes preliminares reconoce que, en una primera aproximación, "la incorporación de un factor de vacunación o curación (como las moléculas activas identificadas) permitiría mejorar las medidas de erradicación de la bacteria".