www.mercacei.com
Edición 2015    22 de mayo de 2022

proyectos

El Grupo Operativo para la ejecución del proyecto piloto H2Olivetree "Reutilización de aguas residuales del aderezo de aceituna de mesa para riego por goteo en olivar" trabaja desde hace dos años en la reutilización de aguas salinas, procedentes de la industria de aderezo de aceituna de mesa, situadas en varios puntos de la Serranía Suroeste Sevillana. Su uso final sería el riego por goteo en olivares de la zona y supondría que se puedan eliminar las balsas de aguas salinas, que implican un gran impacto medioambiental.

La Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva (Oriva) ha puesto en marcha "Aula ORIVA", una iniciativa que canalizará todas las actividades de formación organizadas por la entidad para dar a conocer el aceite de orujo de oliva y su sector.

En 2020 finalizará el proyecto Reutivar, liderado por la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua), cuyo objetivo es la evaluación de la mejor tecnología de regeneración de agua para el olivar que sea más sostenible a nivel económico y ambiental.

La Universidad de Granada (UGR) ha participado en Innoleaf, un proyecto colaborativo de investigación para la validación preindustrial de ingredientes innovadores a partir de la hoja del olivo. Este proyecto, que acaba de finalizar, ha tenido como objetivo principal el aprovechamiento integral de la hoja de olivo a través de la producción de una gama de ingredientes naturales de alto valor con aplicación directa en el mercado de la nutrición animal y potencial aplicación en el mercado farmacéutico, cosmético, alimentario y nutracéutico.

El III OLEA International Networking Event de la Universidad de Jaén (UJA) celebrará su primera versión on line del 26 al 28 de mayo. En este encuentro -del que ya está disponible el formulario de inscripción y programa-, investigadores, empresas, administraciones públicas, universidades e institutos de investigación compartirán su experiencia y fortalecerán su cooperación relativa a proyectos de I+D en el sector oleícola.

El proyecto europeo Diverfarming, financiado por la Comisión Europea a través del programa H2020, ha consolidado una red de agricultores que ponen en práctica las técnicas de diversificación de cultivo. En este contexto, la investigación que lleva a cabo esta iniciativa da el salto del laboratorio al campo para servir como herramienta a las comunidades agrícolas a la hora de obtener beneficios medioambientales y económicos en sus terrenos.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha dado luz verde a AP-Waste, un Grupo Operativo impulsado por la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja), con el objetivo de reducir la presencia de residuos plásticos en la agricultura a través de un proceso innovador en el que se usan insectos para biodegradar de forma natural los agroplásticos.

Sensonomic, una empresa tecnológica agraria noruega, trabajará con la firma Innoliva para aumentar el valor de su producción de aceite de oliva convencional y orgánico de alta calidad.

Un grupo supraautonómico de investigadores, liderado por AINIA, desarrollará estrategias innovadoras y sostenibles de detección, control y tratamiento de dos de las enfermedades que atacan al olivo con mayor virulencia: la verticiliosis y la Xylella fastidosa. En concreto, se aplicarán tecnologías avanzadas como la teledetección hiperespectral y térmica, junto con sistemas de biocontrol más sostenibles y naturales, que reduzcan el empleo de los fitosanitarios químicos tradicionales.

Desde su nueva fábrica y junto a otras 30 empresas de alimentación y de higiene personal, el Grupo Ybarra Alimentación ha lanzado "No estáis solos", un proyecto que tiene como objetivo motivar a todos los profesionales de la sanidad pública de Sevilla -de los hospitales Virgen del Rocío, Virgen Macarena, Hotel Alcora (medicalizado para personas mayores) y Centro deportivo Rochelambert (personas sin recursos y sin hogar)- prestando su ayuda en estos momentos tan complicados por el coronavirus.

Ante la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, el sector oleícola y orujero español se han unido al esfuerzo conjunto de toda la cadena agroalimentaria para garantizar el suministro de sus productos a los consumidores en estos días tan complicados. Pero también son muchas las iniciativas puestas en marcha desde las asociaciones del sector, cooperativas y productores que están donando sus AOVEs a la Cruz Roja, a hospitales de sus localidades o que trabajan día y noche para distribuir sus productos a las casas de esa población más vulnerable que no puede salir a la calle a comprar; sin olividar a los más pequeños, mediante actividades para que pasen la cuarentena de la forma más amena y divertida.

El proyecto LIFE Agromitiga -coordinado por la Asociación Española de Agricultura de Conservación y en el que trabaja el grupo de investigación de la Universidad de Córdoba (UCO) "Mecanización y Tecnología Rural" liderado por los investigadores Jesús A. Gil Ribes, Gregorio Blanco Roldán y Emilio J. González Sánchez, y Francisco Márquez García, de la ETSIAM- estudia cómo calcular la huella de carbono de la producción agrícola y la capacidad de la agricultura de conservación para reducirla.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) está desarrollando un programa para mejorar la materia orgánica de los suelos agrícolas, desde un punto de vista tanto de innovación como de difusión de buenas prácticas.

El Parque Tecnológico Geolit (Mengíbar, Jaén) acogió ayer un encuentro de la Red de Municipios por los Olivares Vivos (REMOV), asociación creada en el marco del proyecto LIFE Olivares Vivos, coordinado por SEO/BirdLife, destinado al diseño y fomento de un modelo de cultivo del olivar sostenible, con prácticas que protejan la biodiversidad del territorio. Una Red que en la actualidad cuenta con 59 municipios adheridos y que a través de esta jornada ha servido para abrirla al resto de Andalucía, con la incorporación de Baza (Granada), Cabra (Córdoba) y Cuevas del Becerro (Málaga).

Una vez finalizado el trabajo del Grupo Operativo Extraoil compuesto por Asaja, Oro del Desierto y Tecnova para buscar un sistema de extracción de aceite de oliva más sostenible y eficiente, los resultados han sido “altamente satisfactorios” y muestran una mejora tanto en el proceso de producción -con una reducción de consumo energético, de agua y costes económicos- como en la calidad del producto final, con una mayor presencia de polifenoles, según han informado los impulsores de esta iniciativa.