www.mercacei.com
Riesgos en sanidad vegetal que pueden aparecer fruto del cambio climático

Riesgos en sanidad vegetal que pueden aparecer fruto del cambio climático

miércoles 03 de febrero de 2021, 12:00h

google+

linkedin

Imprimir

Enviar

La seguridad alimentaria se va a ver afectada en las próximas décadas como consecuencia de la evolución del clima, dando lugar a la aparición de algunos riesgos emergentes relacionados con el acceso a los alimentos, su utilización, calidad nutricional y la estabilidad de precios, que podrían materializarse a partir de 2021, según AINIA, centro que participa en la Red Nacional de Riesgos Emergentes de Aesan.

Con relación a la sanidad vegetal, "los potenciales aspectos emergentes identificados, se agrupan, y se espera que surjan en el futuro con un gran impacto. Cada uno de ellos está relacionado con amenazas biológicas: plagas o parásitos, que surgirán o aumentarán su alcance en Europa como consecuencia del cambio climático", según José María Ferrer, responsable de Derecho Alimentario de AINIA.

El aumento del área de establecimiento potencial y propagación de la Xylella fastidiosa y su insecto vector; las moscas de la fruta, como la mosca mediterránea de la fruta (Ceratitis capitata) o la mosca del olivo (Bactrocera oleae) son, a su juicio, algunos ejemplos. En vista a estos riesgos, Ferrer ha señalado que existen en la actualidad acciones y proyectos encaminados a combatir estas enfermedades, como es el caso del "Grupo Operativo Salud Olivar: desarrollo de estrategias innovadoras para el control de enfermedades endémicas y emergentes en olivo en España".

Según AINIA, los expertos proponen una serie de medidas de adaptación como nuevas prácticas agrarias, almacenamiento de agua y riegos, entre otras, a través del uso de tecnologías o del cambio de tipo de cultivo, que podrían frenar significativamente el impacto ambiental.

Para Ferrer, "esta situación se debe abordar mediante sistemas de control preventivo que permitan que nos adelantemos a la aparición de riesgos emergentes en las áreas citadas, por ejemplo, llevar a cabo más controles, tanto en la fase primaria como en la de transformación de los productos agrícolas para controlar la presencia de ciertos contaminantes emergentes. El desarrollo de tecnologías predictivas que permitan identificar los factores previos a la aparición, o sensores con la sensibilidad suficiente para detectar la aparición cuando todavía es imperceptible al ojo humano, serían ejemplos de soluciones tecnológicas".

En su opinión, es esencial adaptar la aplicación de productos fitosanitarios a las condiciones climáticas y dar preferencia a los medios de control biológicos sobre el uso de fitosanitarios químicos. En este sentido, destaca la utilización de la digitalización en los sistemas agrarios enmarcados en la agricultura de precisión.

Por último, en el ámbito de la sanidad vegetal, cree que es fundamental una actuación proactiva de las autoridades competentes y del sector primario, ante la presencia de plagas que hasta la fecha no se han manifestado en esas regiones y que como consecuencia del cambio climático puede aparecer en regiones donde no existían.

AINIA participa desde el año 2014 en la Red Nacional de Riesgos Emergentes cuyo objetivo principal es dar apoyo al representante nacional en la red de Riesgos Emergentes de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) y coordinar las actuaciones necesarias para la identificación y evaluación de riesgos emergentes utilizando las herramientas disponibles a nivel nacional e internacional, siguiendo especialmente las directrices del organismo europeo.