www.mercacei.com
Edición 2015    22 de septiembre de 2021

Italia

El Instituto de Servicio para el Mercado Agrícola Alimentario (Ismea) ha publicado el informe "La competitividad del sector olivarero. Análisis de rentabilidad y determinantes", que aborda los procesos evolutivos que están marcando el sector y destaca las tendencias recientes que caracterizan el panorama productivo y comercial, profundizando en el tema de la competitividad en términos de gestión empresarial eficiente y contención de costes de producción.

El Gobierno italiano ha firmado un Decreto del Ministerio de Política Agrícola sobre disposiciones nacionales relativas a los programas de apoyo al aceite de oliva y las aceitunas de mesa, que se iniciarán el próximo 1 de abril y finalizarán el 31 de diciembre de 2022, y que contarán con un presupuesto total de 69,2 millones de euros, de los cuales 34,59 millones de euros proceden de contribución comunitaria.

Dos tercios de los italianos cree que el aceite de oliva virgen extra es un producto bueno y de calidad y más del 60% lo compra porque lo considera saludable. Entre los criterios de selección para los más jóvenes destaca el territorio y la tipología del cultivo, mientras que los mayores de 40 años están muy ligados a las grandes marcas italianas, según la Asociación Italiana de la Industria del Aceite de Oliva (Assitol).

La producción de aceite de oliva ha registrado un fuerte descenso en Italia, especialmente en las regiones del sur, si bien la tendencia en las regiones central y norte ha sido buena. Así se desprende del primer balance de la campaña 2020/21 elaborado por la Asociación Italiana de la Industria del Aceite de Oliva (Assitol), que ha apuntado que los problemas meteorológicos, entre otros, han afectado a la calidad, que en más de un caso ha sido inferior a lo esperado al inicio de la recolección.

La cantidad de aceite de oliva almacenado en Italia a 31 de diciembre de 2020 se sitúa en 336.404 toneladas, de las cuales 303.325 t. son a granel y 33.079 t. envasadas, lo que supone un 12,4% más respecto a la misma fecha del año anterior, según un informe de la Inspección Italiana de Prevención del Fraude (ICQRF) publicado por el Ministerio de Política Agrícola, Alimentaria y Forestal (Mipaaf).

Italia ha destinado recursos adicionales para la reestructuración de su sector oleícola. Así, la ministra de Política Agrícola Italia, Teresa Bellanova, ha firmado el Decreto que destina 5 millones de euros para cubrir, total o parcialmente, los costes de intereses devengados por las empresas en 2019 sobre los préstamos bancarios contratados a 31 de diciembre de 2018.

El valor de la producción italiana de aceite de oliva virgen extra con Denominación de Origen Protegida e Indicación Geográfica Protegida se situó en 82 millones de euros en 2019, lo que supone un 4,6% menos respecto al año anterior; mientras que la producción certificada bajo estos distintivos de calidad fue de 11.000 toneladas (-11%), según un informe del Instituto de Servicio para el Mercado Agrícola Alimentario (Ismea).

El Consorzio di Garanzia dell'Olio Extra Vergine di Oliva di Qualità (CEQ Italia) ha impulsado la marca de garantía CEQITALIA, una certificación para aquellos AOVEs que cumplen con unos rigurosos estándares de producción y unos ambiciosos parámetros de calidad más estrictos que los exigidos por la ley para la categoría virgen extra.

En los primeros meses de 2021 está prevista la puesta en marcha del Movimento Turismo dell'Olio en Italia, un nuevo consorcio que promoverá el oleoturismo y cuyos principales valores serán la agricultura sostenible, la producción sana y natural y la protección del territorio.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y su homóloga italiana, Teresa Bellanova, mantuvieron ayer una reunión bilateral en el marco de la XIX cumbre hispano-italiana celebrada en Palma en la que insistieron en el valor de la Dieta Mediterránea y en la necesidad de una correcta información nutricional de los alimentos, en línea con los valores saludables de este patrón alimentario.

Son varios los días durante el mes de noviembre en los que se llevan a cabo celebraciones dedicadas al olivo y al AOVE, por lo que la Asociación Italiana de la Industria Oleícola (Assitol) propone construir una nueva cultura del aceite de oliva virgen extra que promueva su consumo y también lo potencie en la lucha contra el cambio climático.

Los primeros datos sobre la recogida de la aceituna apuntan a un empeoramiento del panorama productivo estimado de forma preliminar en septiembre, según el Instituto de Servicio para el Mercado Agrícola Alimentario (Ismea). Así, según la actualización de previsiones elaborada por este organismo en colaboración con el Consorzio Olivicolo Italiano (Unaprol), la producción italiana de aceite de oliva en la campaña 2020/21 se situará en 255.000 toneladas, lo que supone una reducción del 30% respecto a la temporada anterior.

Una investigación realizada por un equipo multidisciplinar coordinado por el profesor Raffaele Sacchi, del Departamento de Agricultura de la Universidad de Nápoles Federico II, ha permitido por primera vez verificar la autenticidad y caracterizar la identidad molecular de una muestra de aceite de oliva almacenada dentro de una botella de vidrio enterrada por la erupción del Vesubio en el 79 d.C. En su estudio, publicado en la revista NPJ Science of Food del grupo Nature, los investigadores indican que se trata probablemente de la botella de aceite de oliva de mayor capacidad (casi 0,7 litros) más antigua del mundo.

Seis deportistas olímpicos italianos han sido elegidos como embajadores del aceite de oliva virgen extra de sus territorios con el objetivo de promover uno de los productos más emblemáticos de la Dieta Mediterránea. Esta iniciativa se enmarca en la campaña de comunicación institucional "Olio su tavola-I capolavori dell'extravergine" impulsada por el Ministerio de Políticas Agrarias, Alimentarias y Forestales (Mipaaf) y llevada a cabo por el Instituto de Servicio para el Mercado Agrícola Alimentario (Ismea).

La Asociación Italiana de la Industria Oleícola (Assitol) prevé que la producción de aceite de oliva descienda no sólo en Italia, sino en toda la zona mediterránea, a excepción de España, que a su juicio podrá contar con importantes cantidades. Las previsiones de esta entidad sobre la campaña oleícola que acaba de comenzar dibujan un escenario marcado por el COVID-19 y la crisis estructural del sector.