www.mercacei.com
Edición 2015    22 de septiembre de 2021

Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea lidera el ranking de las mejores dietas para 2019 que elabora la revista US News & Word Report, que este año ha evaluado y clasificado 41 patrones alimentarios a través de las aportaciones de un panel de expertos en materia de salud.

Caja Rural de Soria y sus fundaciones han editado para 2019 un Calendario de la Dieta Mediterránea en el que el aceite de oliva virgen extra es uno de sus actores principales y al que dedica la contraportada con el Decálogo de la Dieta y Cultura Mediterránea y el Templo de la Salud Integral; además del mes de mayo; y el mes de diciembre, en este último junto a los pimientos, ya que "el AOVE es imprescindible para una degustación de este producto", subraya a Mercacei el doctor Juan Manuel Ruiz Liso, director general de la Fundación Científica Caja Rural de Soria.

Para aquellos que ya han sufrido un ataque al corazón o un derrame cerebral, la combinación del uso de estatinas y la Dieta Mediterránea parece ser la opción más eficaz para reducir el riesgo de mortalidad, especialmente por causas cardiovasculares, según una investigación realizada por el Instituto Neurológico Mediterráneo (Neuromed), situado en Pozzilli (Italia) y publicado en la revista International Journal of Cardiology.

Un nuevo estudio realizado por investigadores de Brigham and Women's Hospital, Harvard Medical School y Harvard T.H. Chan School of Public Health ha constatado que llevar una Dieta Mediterránea rica en verduras y aceite de oliva -y baja en carnes y dulces- redujo un 25% el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares entre los participantes del estudio, conformado por 25.000 mujeres estadounidenses.

Las mujeres embarazadas que siguen una Dieta Mediterránea tienen menos riesgo de que sus hijos e hijas tengan una trayectoria de crecimiento acelerado -caracterizado por un peso elevado al nacer y un incremento rápido del mismo en la infancia-, hecho que podría determinar un mayor riesgo de obesidad en el futuro.

Investigadores de la Universidad Edith Cowan de Australia han constatado que las personas que se adhieren a una Dieta Mediterránea tienen tasas significativamente más lentas de acumulación de beta amiloide (Aβ) en su cerebro, lo que está relacionado con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el Parc Sanitari Sant Joan de Déu (PSSJD), pertenecientes al CIBER de Salud Mental (Cibersam), han desvelado que aquellas personas con una mayor adherencia a la Dieta Mediterránea presentan mayores niveles de bienestar psicológico. El estudio, que cuenta con participantes de todo el territorio español, se publica en la revista Psychology and Health.

Una investigación sobre la conexión entre los genes y el estilo de vida en el desarrollo de la degeneración macular relacionada con la edad (DMAE), una de las principales causas de ceguera, ha constatado que las personas que se adhieren a la Dieta Mediterránea reducen el riesgo de esta enfermedad en etapa avanzada en un 41%.

Soria acogió el pasado 22 de octubre la presentación del primer diccionario de la Dieta Mediterránea, una nueva publicación de 400 páginas escrita por el doctor Juan Manuel Ruiz Liso, director general de la Fundación Científica Caja Rural de Soria, cuyo objetivo es fomentar una salud integral a través del estilo de vida de la Dieta Mediterránea y en el que el aceite de oliva virgen extra es uno de los alimentos protagonistas.

Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Lleida (IRBLleida), del Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol (IGTP) de Badalona y del CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (Ciberdem) han demostrado que los pacientes adultos con diabetes tipo 1 (DT1) muestran hábitos alimentarios más saludables y una mayor adherencia a la Dieta Mediterránea que las personas no diabéticas.

La Universidad de Barcelona (UB) y el Culinary Institute of America (CIA) han creado el Torribera Mediterranean Center (TMC), una iniciativa conjunta dedicada a promocionar la Dieta Mediterránea, la salud y la innovación culinaria. Esta iniciativa refuerza los puntos fuertes de ambas instituciones educativas en el ámbito de la salud pública y la sostenibilidad mediante la colaboración académica, profesional y empresarial.

El doctor Ramón Estruch, coordinador del Estudio Predimed, ha participado en la Jornada “Dieta Mediterránea rica en aceites de oliva: salud y disfrute gastronómico” celebrada hoy en el Instituto Cervantes de Tokio (Japón). La iniciativa de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, en colaboración con la Diputación Provincial de Jaén, ha incluido un taller de cata y una demostración culinaria de recetas japonesas elaboradas con AOVE español, a cargo del chef Nomura Daisuke.

La Dieta Mediterránea, con el aceite de oliva como principal fuente de grasa, se ha demostrado idónea para la salud del corazón, el cerebro, los huesos... Pero, dado el creciente interés popular por el microbioma humano y su papel en la salud, diversas organizaciones e investigadores están tratando de determinar cómo influye el aceite de oliva en la microbiota intestinal, a la vez que cuestionan si podría ser el punto de partida de donde provienen muchos de los beneficios saludables del patrón alimentario mediterráneo.

Organizados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación por sexto año consecutivo, los Campamentos de Verano “mediterraneamos” finalizaron con la participación de más de 800 alumnos de edades comprendidas entre los 6 y los 12 años, pertenecientes a 30 centros educativos de las provincias de Madrid, Soria y Toledo. Unos campamentos que forman parte de la campaña “mediterraneamos 2018”, promovida por el Ministerio desde 2012, para potenciar el conocimiento del valioso patrimonio cultural que supone la Dieta Mediterránea.

Una investigación del Departamento de Epidemiología y Prevención del Instituto Neurológico Mediterráneo (IRCCS-Neuromed) en Pozzilli (Molise, Italia) demuestra que una adhesión creciente a la Dieta Mediterránea reduce el riesgo de mortalidad general de las personas mayores de 65 años en un 5%. Entre los alimentos capaces, dentro de un patrón mediterráneo, de ofrecer una mayor protección destaca el alto consumo de aceite de oliva virgen extra.