www.mercacei.com
Edición 2015    

Aceite de Oliva y Salud

La revista Food Chemistry ha publicado un artículo sobre el proyecto "Nutraoleum" que representa un hito en la investigación sobre la biodisponibilidad en humanos de determinadas biomoléculas del aceite de oliva. Así, a través de este estudio se conoce cómo se metabolizan estas biomoléculas (ácido maslínico y oleanólico), qué dosis serían las más adecuadas y cuáles serían sus efectos en la función endotelial.

Los investigadores del CIBERobn Miguel A. Martínez-González, de la Universidad de Navarra, y Jordi Salas Salvadó, de la Universitat Rovira i Virgili, en colaboración con la Universidad de Harvard, han dado a conocer el primer gran estudio que valora en la población estadounidense la relación a largo plazo entre el consumo de aceite de oliva y la enfermedad cardiovascular (infartos de miocardio o cerebrales). El trabajo acaba de publicarse en la revista de la Sociedad Americana de Cardiología.

Investigadores de las universidades de Jaén y Granada han demostrado que el consumo de aceite de oliva tiene propiedades antitrombóticas y antiinflamatorias en pacientes con fibromilagia, mejorando los valores de varios marcadores de riesgo cardiovascular. Este estudio ha sido publicado en Nutrients, una de las revistas científicas de referencia a nivel internacional de acceso abierto.

Según un análisis reciente de los datos de dos estudios sobre enfermedades oculares, la adherencia a la Dieta Mediterránea, rica en verduras, granos integrales, pescado y aceite de oliva virgen extra, se correlaciona con una mayor función cognitiva, por lo que los factores dietéticos también parecen desempeñar un papel en la disminución del deterioro cognitivo.

El grupo de investigación "Estrés celular y edad" de la Universidad de Jaén (UJA) ha determinado la capacidad neuroprotectora del tirosol, uno de los compuestos fenólicos presentes en el aceite de oliva virgen extra, ante los efectos patógenos de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad del Parkinson, en un modelo animal.

La pandemia del coronavirus (COVID-19) ha cambiado drásticamente nuestro ritmo de vida. Ante la imposición del confinamiento en nuestros domicilios, el catedrático de Inmunología de la Universidad de Jaén José J. Gaforio, nos ofrece una guía práctica para llevar esta situación lo mejor posible y en la que consumir AOVE y practicar ejercicio son fundamentales.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en sus siglas en inglés) está realizando un estrecho seguimiento del brote de la enfermedad del coronavirus, que está afectando a un gran número de países de todo el mundo. En la actualidad, según este organismo, no hay pruebas de que los alimentos puedan ser una fuente o una vía de transmisión probable del virus.

El aceite de oliva puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca en la población estadounidense, según una investigación preliminar que también demostró que este producto es beneficioso como sustituto de la mantequilla o la mayonesa, tal y como recoge en su página web la Asociación Americana del Corazón.

"Decir que cualquier alimento es el más saludable del mundo es un reclamo bastante significativo, pero estoy convencido de que en el caso del aceite de oliva virgen extra hay evidencia suficiente para corroborar esta afirmación". Así lo destaca en una entrevista con Mercacei el doctor Simon Poole, un afamado médico, investigador y escritor británico afincado en Cambridge que se declara apasionado embajador del AOVE y la Dieta Mediterránea.

El consumo de aceite de oliva virgen extra en crudo ha demostrado tener efectos protectores para la salud, especialmente por su contenido en antioxidantes. En cambio, existen muy pocos estudios sobre si es el más adecuado para cocinar. Una investigación ha constatado que el AOVE mantiene los niveles de antioxidantes considerados saludables cuando se utiliza para saltear, una técnica habitual de la cocina mediterránea. Estos resultados podrían tener relevancia para futuras recomendaciones o guías nutricionales.

Una vez finalizado el trabajo del Grupo Operativo Extraoil compuesto por Asaja, Oro del Desierto y Tecnova para buscar un sistema de extracción de aceite de oliva más sostenible y eficiente, los resultados han sido “altamente satisfactorios” y muestran una mejora tanto en el proceso de producción -con una reducción de consumo energético, de agua y costes económicos- como en la calidad del producto final, con una mayor presencia de polifenoles, según han informado los impulsores de esta iniciativa.

Un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos), coordinados por Doug Mashek, profesor en los Departamentos de Medicina y Bioquímica, Biología Molecular y Biofísica, ha descubierto que el aceite de oliva virgen extra podría ser clave para mejorar la esperanza de vida y mitigar las enfermedades relacionadas con el envejecimiento, según un estudio publicado recientemente en Molecular Cell.

Un equipo de investigadores del Consejo Nacional de Investigación de Italia (CNR) y la Universidad de la Tuscia ha identificado el papel neuronal antienvejecimiento "in vivo" de un componente del aceite de oliva virgen extra, el hidroxitirosol, reportando efectos beneficios, especialmente en las personas mayores. Los resultados de este estudio han sido publicados en "Faseb Journal".

Seguir la Dieta Mediterránea, rica en aceite de oliva virgen extra, durante un año aumenta los tipos de bacterias intestinales relacionadas con el "envejecimiento saludable", al tiempo que reduce las asociadas con la inflamación dañina en las personas mayores, según un estudio de cinco países realizado por APC Microbiome Ireland (Science Foundation Ireland Research Centre, University College Cork).

En mayo de 2017 se fundaba en Atenas (Grecia) el World Olive Center for Health, una entidad dedicada al estudio de las propiedades saludables del aceite de oliva virgen extra que en la actualidad cuenta con 250 miembros, pymes y productores de aceite de oliva de siete países.

0,34375