www.mercacei.com
Edición 2015    28 de octubre de 2021

Ismea

Las llamadas “fake news” y los últimos sistemas de etiquetado nutricional son el nuevo caballo de batalla de la Asociación Italiana de la Industria Oleícola (Assitol), que reivindica para combatirlos iniciativas que promuevan y extiendan la cultura del aceite de oliva virgen extra entre los consumidores y, para ello, pide la colaboración del sector y las instituciones.

Según un estudio presentado por el Ismea, el espacio dedicado al aceite de oliva virgen extra italiano en los lineales de la gran distribución ha aumentado del 13,3% al 26,6% en la última década en el país transalpino. La institución, sin embargo, ha detectado en el consumidor italiano falta de conocimiento en esta materia, por lo que incide en la necesidad de invertir en información y comunicación.

A través de una campaña de comunicación y diversas actividades desarrolladas en el marco de la feria SOL&Agrifood, las instituciones italianas se han propuesto poner en valor y dar a conocer las cualidades del aceite de oliva virgen extra, así como sensibilizar a los consumidores sobre la lectura de las etiquetas para comprender mejor las características nutricionales, variedad, origen y trazabilidad del producto.

Las primeras estimaciones del Instituto de Servicio para el Mercado Agrícola Alimentario (Ismea) apuntan a un incremento de la producción italiana de aceite de oliva del 75% en la campaña 2017/18, hasta 320.000 toneladas.

El valor de la producción italiana con Denominación de Origen Protegida e Indicación Geográfica Protegida se situó en 71 millones de euros en 2015, lo que supone un 26,8% más respecto al año anterior; mientras que la producción certificada bajo estos distintivos de calidad ascendió a 10.147 toneladas (+4,8%), según un informe del Instituto de Servicio para el Mercado Agrícola Alimentario (Ismea).

Con las almazaras en pleno funcionamiento, los operadores italianos han informado de expectativas negativas en la producción de aceite de oliva, por lo que el Instituto de Servicio para el Mercado Agrícola Alimentario (Ismea) y el Consorzio Olivicolo Italiano (Unaprol) han reducido aún más las estimaciones para este año que, según los últimos datos, se situará en 243.000 toneladas frente a las 474.620 toneladas de 2015.